Nebuloso negocio

“En el mundo de Moralejas, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, traicionan a un pueblo necesitado de salud, nutrición, educación, y trabajo, el Jefe  toma decisiones erróneas para el Pueblo.”

En las últimas semanas se ha estado escuchando la compra de unos aviones argentinos, las contradicciones entre el vicepresidente Jafeth Cabrera y el presidente Jimmy Morales, – frente a periodistas- Cabrera afirmaba que no se estaba comprando nada y que Morales solo estaba en una visita oficial en Argentina.

El vicepresidente, aseguraba que, para realizar compras para el Estado, se deben seguir las normas establecidas en Guatecompras.  Minutos después, como un vendaval llegaban noticias desde Buenos Aires, sobre que el presidente había cerrado el trato para la adquisición de dos aviones Pampa III, sin utilizar el procedimiento establecido en Guatecompras, que señalaba Cabrera.

Pero ¿quién es el proveedor de esa compra?: Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), está a cargo del Ministerio de la Defensa de ese país.  La fábrica es señalada del desvío millonario de 300 millones de pesos argentinos que se habría cometido entre el 2010 y el 2014 es parte de la historia de la fábrica, con la cual el gobierno de Guatemala, firmó un contrato por la compra de dos aviones Pampa III, para uso del Ejército.

“Ese tipo de aeronaves es la primera venta al exterior que hace Argentina, y así lo confirmó el presidente de ese país”, Mauricio Macri, a través de su cuenta de Twitter.

El Gobierno ha sostenido que Guatemala, requiere de aeronaves para poder utilizarlas en reforzar la vigilancia del territorio nacional y el combate al narcotráfico.

Si esa fuera la razón de la compra, la tarea de la lucha contra el trasiego de drogas, tiene a Estados Unidos, como tercero interesado, cabe cuestionar por qué esta nación, con la cual el gobierno de Morales ha intentado una y otra vez congraciarse, no ha optado por brindar asistencia en equipo para tales fines.

Ni licitación, ni discusión pública, precedieron la compra de dos aviones argentinos, concretada a espaldas del pueblo de Guatemala. ¿Por qué hacer la compra con una industria, que en décadas no había vendido un solo aparato a ningún país? ¿La respuesta podría ser la sobrevaloración y las comisiones bajo la mesa?

Lo más extraño de esta historia es: por la que esa empresa, en lugar de fabricar aviones Pampa III, haya decidido comprar en el 2014 una flota de 10 aviones alemanes Grob, los cuales alquila a la Fuerza Aérea Argentina.  Y aún más extravagante, ¿por qué el gobierno argentino va a comprar 10 aviones FA-50 Golden a Corea del Sur, por US$200 millones, y no confía en su propia fábrica de aeronaves? Juzgue usted mismo.

“Servirse de un cargo público, para enriquecimiento personal resulta no ya inmoral, sino criminal y abominable.” Marco Tulio Cicerón

cintillo de opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: