Un asunto pendiente

El Fondo de Población de las Naciones Unidas -UNFPA-, presentó el 10 de abril de 2019 el informe –El estado de la población mundial 2019– bajo el título un “Asunto Pendiente”.

UNFPA está presente en Guatemala desde 1969, trabaja para fortalecer las capacidades nacionales, así garantizar el acceso a los derechos sexuales y reproductivos, prevenir la mortalidad materna, y el embarazo adolescente.

Los programas apoyan al país a integrar la planificación familiar, la educación integral en sexualidad, y la prevención de la violencia de género, especialmente la violencia sexual en los niveles más altos cómo es en mujeres y jóvenes. Además, apoya los esfuerzos nacionales para mejorar las inversiones de las adolescentes indígenas, para planificar su futuro y alcanzar su máximo potencial.

Pero a pesar de los avances logrados en los últimos 50 años, desde el establecimiento del UNFPA, el mundo aún tiene un largo camino por recorrer antes de que todos reclamen los derechos y las opciones, según el Estado del mundo.

¿Cuáles son los obstáculos que siguen impidiendo que las mujeres desarrollen todo su potencial en la vida?

La desigualdad entre los géneros es el mayor obstáculo que persiste a todos los demás, las normas de género desigual les siguen constituyendo uno de los principales problemas para el progreso de las mujeres y las niñas, impidiendo que decidan libremente en lo relativo a las cuestiones de su salud, de sus derechos sexuales y reproductivos.

Según el informe, el conjunto de poder, voz y libertad de decisión conforma el grado de autonomía de un individuo en una relación. Las normas y actitudes de género desiguales con frecuencia se utilizan para racionalizar el control sobre la sexualidad, y la reproducción de las mujeres a través de una serie de prácticas nocivas.

La desigualdad entre los géneros es el mayor obstáculo que persiste a todos los demás, las normas de género desigual les siguen constituyendo uno de los principales problemas para el progreso de las mujeres y las niñas, impidiendo que decidan libremente en lo relativo a las cuestiones de su salud y de sus derechos sexuales y reproductivos.

Esto nos lleva a ver niñas de 15 años o menos edad embarazadas, posiblemente algunos casos reciban atención médica, pero aun así   no están física y psicológicamente preparadas.

Esas prácticas deben eliminarse por completo con el establecimiento de estatutos jurídicos claros. Es fundamental involucrar a los hombres y a los niños en el proceso de transformación de las actitudes relacionadas a las normas de género desiguales.

La mejor forma para cambiar estas normas es garantizar el acceso a la educación a las niñas y empoderarlas con el fin de que continúen en la escuela, la educación aumenta la conciencia de las mujeres sobre su lugar en la sociedad, les aporta aptitudes información para hacer oír su voz en las relaciones, y les permite negociar a favor de sus intereses.

Si desean saber más sobre el informe: https://www.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/UNFPA_PUB_2019_ES_Estado_de_la_Poblacion_Mundial.pdf

cintillo de opinión

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: