Circo Maroma y Teatro

Actualmente los guatemaltecos enfrentamos a lo peor del espectro social, político, económico, y humano de la nación.

Somos testigos presenciales de cómo la ambición e injuria de algunos candidatos, en pocas palabras -más de lo mismo-, se asemeja a perros callejeros peleando un hueso, sea la presidencia, una diputación o alcaldía.

La frase “Circo Maroma y Teatro”, – es una expresión muy mexicana que significa, hacer hasta lo imposible con tal de obtener lo que se desea-. Aplica perfectamente en el escenario político que estamos viviendo.

La cruda realidad de los análisis económicos: el ahorcamiento de la economía, la disfuncionalidad de la separación de poderes, los problemas sistémicos y estructurales agravándose cada día, crean un entorno hostil, y adverso para el emprendimiento, empresarial, la inversión y la propiedad privada.

La única fórmula para desarrollar al país, es atraer inversiones, generar riqueza, y empleos, para disminuir la pobreza – incluyendo los impuestos necesarios para el funcionamiento del estado- un ambiente estable que garantice el patrimonio de los guatemaltecos, con leyes y normas simples fáciles de aplicar y respetar.

Somos el penúltimo país de América latina, en recepción de inversiones a la par de Venezuela, Guatemala ha perdido 42 posiciones en el pilar de instituciones durante la última década.

En el índice de Competitividad Global, en infraestructura – es esencial para el desarrollo de Guatemala- ocupa el puesto 96 de 140 países. En el indicador de cumplimiento de contratos, según Doing Business 2019 Guatemala está en el puesto 175 de 190 países.

Por otro lado, la judicialización de la política, ha creado un limbo sobre las elecciones de 2019, al punto que ni un solo candidato es claro en sus propuestas. Unas Cortes que solo juegan Pin Pong, aunque la población tiene la percepción, -como se dice en los juegos de azar los dados están cargados.

Un congreso que sólo se preocupa por mantener sus prebendas -cómo listado de obras a nivel nacional- y no se preocupa por el bien común, y para colmo, la cereza del pastel, un candidato para presidente relacionado con el narcotráfico, y nadie se explica cómo recibió todas sus credenciales para competir por la primera magistratura del país.

Será que la suerte está echada, porque en este juego pierde, la democracia de Guatemala, ¿me pregunto si el pacto de corruptos ira descartando 1 a 1 a quienes plantean cambio? ¿nos quedaremos sentados ante la embestida, o haremos un pacto ciudadano que le salga al paso al de corruptos? La respuesta esta en un voto consciente.cintillo de opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: