Me representa, pero

Guatemala, 27 de marzo de 2019


Hace años me involucré fuertemente con las organizaciones y movimientos sociales que exigían la aprobación de una ley para la juventud, un proceso polarizado y desgastante que inició desde 2005, y el cual a la fecha no ha tenido una aprobación.

Desde entonces he escuchado en campañas políticas partidistas a candidatos a diputados (hombres) ofreciendo retomar la iniciativa engavetada a cambio de votos, asegurando una curul.

Algunos de los diputados con promesas fueron: José “Pepe” De León Maldonado, quien asumió por varios años la presidencia de la Comisión Extraordinaria de la Juventud, proclamándose como el “diputado amigo” de las y los jóvenes, y quien no consiguió su aprobación.

También se encuentra (Dipukid) Juan Manuel Giordano quien se asumió como el representante de la juventud por ser la persona más joven en llegar al Congreso de la República de Guatemala. La crítica es fuerte, ya que este diputado es considerado uno de los peores legisladores por cambiar de partido político en más de dos ocasiones. Y quien podrá participar en las elecciones del año 2019 tras aceptar su inscripción el Tribunal Supremo Electoral.

Ante esto, sigo pensando que es necesaria la participación de la juventud legitimada en el Congreso de la República de Guatemala; que sean mujeres y hombres jóvenes conscientes, que conozcan nuestros problemas y canalicen posibles soluciones a través de la garantía de marcos legales reales, progresistas y democráticos.

Tengo esperanza para estas elecciones. He visto algunas candidaturas de personas jóvenes, mujeres y hombres diversos con quienes he compartido y conversado. Sus discursos no son “bonitos y efímeros”, son congruentes con la realidad y sobre todo les he visto trabajar, organizarse e indignarse.

Ahora no se espera que ofrezcan aprobar o engavetar una iniciativa de Ley; los derechos no se negocian, se garantizan y se defienden.

Y no solo se exige diputaciones jóvenes, es necesario que los partidos políticos diseñen planes que integren las necesidades y perspectivas de las juventudes, y que sus equipos sean integrados por estos. Es necesaria una participación real, consistente y protagónica.

Uno de los retos será llegar a las y los jóvenes, quienes representan el 13.29% del padrón electoral para el año 2019, comprendidos entre 18 a 25 años.

cintillo de opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: