Un “frente por la vida” cuestionable

Por Joseline Velásquez Morales

Hace días se conformó en el Congreso de la República de Guatemala un “Frente Parlamentario por la Vida”. Un frente es la iniciativa de diputadas o diputados para promover acciones de seguimiento a determinado tema o problemática.

El “Frente Parlamentario por la Vida” es integrado por las diputadas y diputados:  Luis Pedro Álvarez, Juan Manuel Díaz Duran, Luis Hernández Azmitia, José Rodríguez Valladares, Juan José Porras, Ana Victoria Hernández, José Arturo Martínez Dell, Edna Soto Juárez, Aracely Chavarría, Mirma Figueroa, María Eugenia Tabush, Mario de León Ramírez y Claude Harmelin.

Este frente se creó para “luchar contra el aborto”, sin embargo, defender la vida únicamente ante un aborto excluye la vida y realidades de muchas personas. Se debe apostar a defender el derecho a la vida digna de todas las personas.

Se sigue creyendo que manteniendo la punibilidad e ilegalidad del aborto va a hacer que este desaparezca, pero  es como pensar que Jimmy Morales va a acabar con la corrupción, o sea, no tiene sentido; pero no van a desaparecer, solo los vuelve inseguros y clandestinos.
La propuesta es débil porque no se acompaña de educación integral en sexualidad laica y acceso a métodos anticonceptivos.

El diputado Luis Pedro Álvarez dice que “no se puede deshacer de algo que fue producto de un acto en el que dos personas estuvieron de acuerdo”, pensar que todas las relaciones y embarazos han sido acordados es ser indiferente ante los casos de violación a niñas y adolescentes, en donde ellas no consintieron. Es negar e invisibilizar el dominio de la sexualidad y cuerpo de las mujeres, que ejercen los hombres; desde un esposo, novio o pareja que obliga a tener relaciones sexuales sin que ella lo desee o impedir que use métodos anticonceptivos.

Por otro lado, al escuchar a las y los diputados exclamar que este es un “acto responsable” me hace pensar que nos creen desmemoriados. No olvidamos que no querían reconocer y firmar una pensión vitalicia para las niñas y adolescentes sobrevivientes del Hogar Seguro, de qué responsabilidad y coherencia nos hablan.

No abona a la democracia que estas acciones legislativas inicien con una oración o con un “en nombre de Dios” para presumir que lo que hacen es válido, justo y que no puede ser cuestionado, es pasar por alto la ética pública e irrespetar el Estado laico.

Por último, me da la impresión de que con este frente las y los diputados quieren quedar como heroínas y héroes. ¡Claro! El discurso de “¡sí a la vida, no al aborto!” es más fácil de repetir para ganar adeptos. Evidentemente están usando la desinformación, ignorancia y fragilidad de las personas para convencer y no presentar propuestas/planes que atiendan a las estructuras y problemas de raíz.

Amiga, amigo, date cuenta. No solo por el nombre agraciado quiere decir que va a dar soluciones y acabar con una problemática.

Si tienes otro punto de vista te invito a que dialoguemos.

cintillo de opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: