Navi – vani – dad

A propósito de las fiestas que se aproximan, ya se siente el espíritu de la vanidad, digo Navidad…

Es “la temporada más linda y especial del año”, es “época de dar y de compartir” anuncian y pregonan las campañas publicitarias por la radio y la televisión; pareciera que el consumismo y la adquisición de bienes materiales son las principales razones de esta locura por malgastar y de esa manera, manifestar el afecto a los seres queridos.

El comercio (formal e informal) impacientemente espera la temporada de fin de año con ansias y ambición, acompañada a la vez con descuentos, rebajas y miles de ofertas, que estimulen a los consumidores (bajo cualquier pretexto o excusa) empezar a adquirir desde finales de octubre: árboles, objetos decorativos, ropa para estrenar, cenas, fiestas, luces y un montón de cosas alegres, de tal manera que con tres meses de anticipación, la personas organizarán la manera en que gastarán buena parte de sus bonos y salarios en las compras navideñas.

La globalización, el marketing y la publicidad han logrado implantar en el pensamiento de los consumidores la idea de que para “celebrar la época”, es inevitable gastar y salir de compras, – Black Friday, Black Weekend, El Día más Barato del Año, – no importa la denominación del evento, la finalidad es la misma estimular las compras, excederse, consumir en abundancia, y comprar lo que no se necesita.

Aparentemente, mientras más grande sea la cantidad de dinero invertida en regalos, mayor será la demostración de afecto hacia la pareja, hijos, madres, padres, y/o hermanos. No se puede negar que la época esta sobrecargada de vanidad, y aunque el llamado sea sacar lo mejor de cada persona, la realidad es que para la mayor parte de los que celebran, solo es un engaño.


Desde hace un par de años, a la fecha, a mi parecer Diciembre es la época más materialista e hipócrita del año, donde muchas personas se besan, se abrazan, fingen que se quieren, y que están felices de verse. Es una época llena de rituales, donde “todo el mundo se quiere”, y se desea “lo mejor” durante las últimas semanas previas al año nuevo, para poder “seguirse odiando” y “hacerse la guerra”  a partir de Enero.

Vivamos la época con conciencia, lo que sostendrá la abundancia en nuestras vidas será la capacidad que tengamos para gastar el dinero que tengamos con conciencia y, sobre todo, de manera eficiente. No es malo darse algunos gustos, siempre y cuando estén a la medida de nuestro presupuesto, no sucumbamos como la mayoría y resistamos a la tentación de la VANIDAD.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: