Inminentes desastres naturales

“Por fin se fueron las lluvias”, es común escuchar lo anterior en esta época del año, cuando el invierno casi se está despidiendo en buena parte de nuestro país. Para unos es alegría, para otros tristeza, esto último lo digo por los que tiene que guardar agua caída del cielo para el verano o por lo menos mitigan un poco el gasto que tienen que hacer comprando el recurso a camiones distribuidores a precios que van de los 8 y hasta los 12 quetzales el tonel.

Lamentablemente, cada temporada de lluvias que pasa desnuda nuestras carencias, calles recién “asfaltadas” se levantan cual trechos de alfombras mal puestas o simplemente se parten evidenciando que aquello que se presumió como una importante obra de infraestructura para el vecindario, no es más que un fiasco y engaño a los vecinos que pagan sus impuestos esperando que los mismos regresen en proyectos de buena calidad, claro, todo depende del sector donde se realice.

Los recientes aguaceros también nos recordaron otro problema latente en países “en vías de desarrollo” por no decir subdesarrollados como Guatemala, los derrumbes amenazas de hundimientos en sectores vulnerables debido a la falta de una política de urbanización y vivienda integrales, que le permitan a la gente de clase media baja acceder a una casa en sectores que ante todo, no sean vulnerables a los efectos provocados como consecuencia de la alteración del entorno por el mismo ser “humano”.

Sobre esto último, quiero referirme a dos casos en particular, lo que ocurre en el kilómetro 20 de la carretera que conduce a Ciudad Quetzal, San Juan Sacatepéquez y lo que sucede al final de la colonia Santa Fe en la zona 13 de la ciudad capital, donde los vecinos están atemorizados por los retumbos que han escuchado en los últimos días y que según la CONRED, se deben a desprendimientos de tierra “en la parte del barranco”, al final de dicha colonia.

IMG_5696fb98f482-a75d-464f-916c-388e57ded298

 

 

 

 

 

         Km. 20 Carretera a C. Quetzal                                                         Santa Fe, zona 13. Foto: CONRED

Ambos desastres son similares, entre las coincidencias se observa que existe una descarga de aguas residuales que sumadas a las recientes precipitaciones pluviales, provocan el desprendimiento del terreno, la caída de grandes bloques de tierra al vacío, según la CONRED, es lo que provoca los derrumbes que últimamente tienen a los vecinos atemorizados.

En los dos casos, la CONRED recomienda a las autoridades municipales, tanto de San Juan Sacatepéquez como de la Ciudad Capital, tomar cartas en el asunto, en el caso de la carretera hacia Ciudad Quetzal, dicha recomendación es extensiva al Ministerio de Energía y Minas, para que exija a la empresa que por mucho tiempo se dedicó a la “extracción minera al pie del talud” realizar las medidas de recuperación y mitigación respectivas.

Así las cosas, habrá que esperar si por fin la Municipalidad de San Juan Sacatepéquez y el Ministerio de Energía y Minas atienden la alerta de CONRED, tal vez ahora que se viene el tiempo de pre campaña electoral hacen algo. En el caso de Santa Fe, también están a tiempo las autoridades ediles respectivas de “evitar pérdidas materiales y humanas”, tal como cita el informe.

Cintillo de Opinión.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: