¡Sin miedos!

La mayoría de las personas están acostumbradas a no denunciar nunca actos que atentan contra su integridad. El fenómeno de adormecimiento social también genera desconfianza para acudir ante las autoridades, esto independiente al desconocimiento de los procesos para hacerlo. En esta ocasión, expondré mi experiencia con la intención de motivar a los demás a hacerlo o al menos a considerarlo e ir paso a paso.
No importa si eres hombre o mujer, si alguien intenta, de cualquier forma, impedir tu correcto desarrollo en la vida, no debes dudar para detenerlo. El estudiante que me agredió e intentó detenerme durante mi participación en una planilla para Representante Estudiantil ante el Consejo Directivo, me hostigó y amenazó con destruirme,  por querer seguir en un proyecto que surgió por iniciativa propia, tan solo unas pocas semanas fueron un infierno. Cada llamada, cada mensaje, incluso personalmente fue frustrante.
Es una costumbre común el acusar sin precedentes reales, con tan solo prejuicios y deducciones sin siquiera recopilar información real y realizar una investigación exhaustiva, la sociedad actual es bastante superficial. Lo que resulta menos fácil, es tomar la decisión para denunciar, no es un proceso simple, requiere tiempo, dinero y seguridad. Uno de los requisitos principales son las pruebas, esto es sumamente importante, se debe recopilar toda la información, aunque esta sea delicada y privada; tener suficientes fundamentos para la defensa.
Yo comencé con un trámite administrativo dentro de la universidad, denunciando ante las autoridades el hecho, hasta el momento el agresor no ha acatado órdenes y ha querido incluso tomar representación estudiantil en la Escuela de Ciencias de la Comunicación, y por supuesto intentar restar importancia a lo que me hizo.
Por eso, es importante leer las leyes, tenerlas en cuenta en todo el proceso, pues este debe ser legítimo, apegado a ellas. Además, son las que nos respaldan ante cualquier inconveniente. Con esto intento instar a otras personas a no tener miedo, debemos luchar todo lo posible por acabar con cualquier tipo de abuso, lo importante es hacerlo, es no permitir que los abusadores crean que se pueden salir con la suya y poco a poco se vuelvan aún más agresivos, aumente su número de víctimas, y fomente ese tipo de comportamiento.
Por otra parte, se le debe restar importancia a que habrá algunas personas que van a juzgarnos por el hecho de defendernos, si tenemos las pruebas suficientes no hay nada que temer, además de tener el valor para tomar iniciativa. La verdad es que, muchas me han apoyado, y me siento aliviada por no haberme quedado de brazos cruzados ante mi situación. Y los demás que viven una situación de presión parecida o peor, ¿se animarán a denunciar?, pues yo los motivo, ¡Vayan sin miedos!

  1. Hola Luisa, considero que para esto está el Mp no la universidad si te quita tiempo, pero te sentiste intimidada podes hacerlo, te quita tiempo y miedo.
    Claro, que para esto tenés que mostrar pruebas no solamente hablar.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: