Madre de 60 niños

Por más de tres décadas adolescentes y niños han encontrado consuelo en una casa que les ofrece cariño, alimento y también educación a quienes no lo tienen. María del Carmen López Robles de Méndez, es quien, con ayuda de sus hijos y costeando los gastos con su propio bolsillo, ha realizado esta obra altruista.

Por: Jovita Bautista y Luis Aguilar

Una agradable espera de unos minutos, rodeado de risas y abrazos de niños, son los que toma para conversar con María del Carmen López. Durante muchos años ella no ha negado tenderle la mano a quien solicite su ayuda, especialmente a los niños, que por medio de su “Asociación Hogar Mamá Carmen” brinda una familia a quienes no la tienen.

La mayoría de los menores atendidos en esta Asociación, son de escasos recursos, que no tienen familia y que, en algunos casos, han sido abandonados, en su puerta. Según un registro de la PGN, se contabilizan alrededor de 400 niños recogidos del abandono en calles del país, los cuales posteriormente son puestos a disposición de los órganos competentes y asignados a casas hogar del Estado.

El hogar está localizado en la Colonia Quinta Samayoa, Zona 7 de la Ciudad Capital. La labor que realiza Mamá Carmen, como es conocida, lleva 30 años. A lo largo de este tiempo ha encontrado nuevas locaciones, hasta lograr ampliar en el que viven actualmente que ha funcionado por muchos años; sin embargo, los planes y deseos de ella son mayores.

Hoy en día el hogar atiende a 60 menores de edad como abrigo provisional “aquí somos una familia grande” indica Mamá Carmen, refiriéndose al apoyo que reciben los niños, niñas y jóvenes que son alimentación, techo, educación y actividades recreativas, poniendo en práctica valores como la disciplina y el respeto.

“No todo ha sido fácil” comenta, además, recuerda que en sus inicios cuidaba niños sin cobrarle nada a los padres, lo que causó críticas hacia ella, incluso de personas muy allegadas.

Todo empezó en el hogar en el que creció. Vivió con sus padres y 13 hermanos en la ciudad de Guatemala. Se graduó de maestra de educación primaria, y haberse desarrollado en una familia “muy unida” contribuyó a que, junto a sus hermanos, crecieran con valores.

Carmen recuerda los buenos ejemplos de sus padres, “mi papá era muy caritativo”, comentó. Incluso dejando la necesidad propia a un lado ayudaba a otras personas más necesitadas, dándoles pocas cantidades de dinero que él tenía, “eso quedó muy plasmado en mi”.

Las lágrimas se notaron en los ojos de Mama Carmen al narrar la historia de otro hecho, por el cual ella decidió elegir este camino. Fue el secuestro de su hijo, por parte de la guerrilla, a quien no pudo ver durante dos años y medio.

“Esos años fueron difíciles” refirió, haciendo un inevitable gesto de desagrado por los recuerdos de las pesadumbres por las que pasó para encontrar a su hijo, entre estos: golpizas, maltratos, miedo y falta de esperanza. Un viaje fuera del país, con poco dinero disponible, le permitió finalmente encontrar a su hijo en una cárcel de El Salvador.

“En ese momento le hice una promesa a Dios, de ayudar al prójimo sin importar cómo”, refirió. Aseguró aún seguir firme en su promesa, a pesar del cansancio que conllevan sus 72 años de vida. “A veces siento cansancio espiritual porque siento que el país no va a mejorar” pero expresó que las actividades con los niños la motivan a seguir adelante.

Al ser consultada sobre de qué manera recibe a los menores, Carmen Méndez expresó que el Juzgado de Niñez y Adolescencia se los asigna y que en su asociación tienen “niños que vienen de cualquier situación”, como problemas familiares, abandonos, niños que por lo tardado de las audiencias terminan viviendo por un largo tiempo bajo su cuidado.

Asociación Hogar Mamá Carmen también ofrece el servicio de guardería para los vecinos que por trabajo no pueden cuidar a sus hijos durante el día.

El 8 de marzo de 2017 ocurrió una tragedia triste para Guatemala: la muerte de 44 niñas en un Hogar Seguro. Una de ellas había recibido apoyo de Mamá Carmen, quien, con su labor, busca evitar que sean ingresados a ese tipo de recintos. A finales de ese año, según un estudio realizado por Unicef, 124 niños fueron asignados a hogares seguros.

Mama Carmen, logra realizar esta tarea gracias a los aportes económicos que recibe de cafetales de los que ella es propietaria. En busca de continuar su promesa y su servicio, tiene planes para la construcción de otra casa, la cual albergaría aproximadamente a 300 personas, con servicio de guardería y área para visitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: