Su hijo, la luz al final del túnel

Andrés, el nombre que cambió la vida de Valerie, como la llamaremos por seguridad, que luego de una violación, tuvo que tomar una decisión difícil ante un embarazo imprevisto.

Por: Jovita Bautista y Luis Aguilar

“Créeme que ya tiro la toalla”, refiere Valerie, mientras recuerda que su pequeño bebé le dará un par de horas de descanso mientras platicamos. Más tranquila, ahora recuerda los tiempos de tormenta que le tocó vivir a inicios de este 2018, que según ella “trajo muchas sorpresas”.

Luego de un viaje realizado a los Estados Unidos, visitas y reencuentros, cambiaron radicalmente la vida de Valerie, cuando luego de prepararse para asistir a una fiesta de cumpleaños, recibió constantes llamadas de su compañero de trabajo parroquial, para verse y platicar.

Se encontraron en un reconocido centro comercial de la zona 11, donde se estaba realizando la fiesta de cumpleaños. Valerie recuerda haber bebido dos sangrías con su amiga y su compañero, ante su reserva insistió en una bebida más.

Le invitó a una bebida, pero en otro de los comerciales internos, el cual “no conocía y nunca había visitado, pero se veía tranquilo”. Luego de tomar una copa más, no supo más de sí misma, sino hasta el día siguiente, cuando al despertar estaba desnuda y junto a aquel hombre que no conocía.

“Yo no recordaba nada, aún ahora, no recuerdo qué pasó, solo sé que me drogaron”. Eran las 8:00 de la mañana cuando despertó y decidió volver a casa hasta las 09:00 am, cuando estaba un poco consciente.

Cuando llegué a casa no quise decirle nada a mis mamá, yo soy de las que siempre avisa y me dio vergüenza contarle a mi mamá”.

Recuerda que durmió todo el día y trató de no ponerle tanto asunto a lo que había pasado.

Pasaron los días y cada vez aumentaban más las pesadillas, los ataques de ansiedad y el miedo, “mi mamá me veía, pero no sabía nada”. Recuerda que por esos días volvió a Guatemala un ex novio, con quien compartió alrededor de 8 años y fue al único al que le tuvo confianza para contarle todo y le refirió que lo que le sucedió aquella noche había sido una violación.

La violación ha sido un mal que para Guatemala ha resultado difícil detener. Los departamentos del país que más denuncias por delitos sexual presentan ante el Ministerio Público son: Alta Verapaz, Huehuetenango, San Marcos y Escuintla; con 499, 473, 391 y 386 denuncias, respectivamente. Según datos reflejados de la página web de la Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de personas.

Al mes siguiente, se asustó cuando su periodo no vino con normalidad, “mi ex me dijo que me hiciera una prueba y salió positiva, yo no lo creía así que me hice una prueba de sangre y fue el mismo resultado y caí en shock”. Recuerda que lo que sentía era una injusticia y enojo con Dios y decidió finalmente contarle a su mamá, quien le mostró apoyo incondicional y le dijo que cualquiera que fuera su decisión estaría con ella.

“Yo sabía que por el tiempo aún podía abortar, porque aún con estos 31 años, es difícil tener que enfrentarse a un embarazo y más siendo producto de una violación”. Dice haber estado decidida a deshacerse del bebé, pero un programa de televisión pro vida, le cambió la perspectiva de las cosas.

Se sometió a duras terapias psicológicas, para poder vencer el rencor que tenía hacia sus agresores, así también recuerda haber estado muy enojada con la Iglesia, por lo que se sometió también a retiros espirituales.

“Estaba muy enojada, porque aún teniendo un fibroma en el útero quedé embarazada”. Recuerda que su mamá le comunicó con una señora que necesitaba hablarle, su sorpresa fue tanta al saber que quien le hablaba en el teléfono era la iniciadora del proyecto 40 días por la vida, para ofrecerle su ayuda y darle a conocer el proyecto.

40 días por la vida es el movimiento pro-vida más grande de la historia que se ha llevado a cabo en más de 40 países, siendo Guatemala el país número 50. Realizado este año a partir del 14 de febrero, con jornadas de oración y rezo deldel Rosario, frente al Congreso de la República, que en ese entonces trabajaba en una iniciativa a favor del aborto. El cual se ha retomado nuevamente para octubre.

Según el portal web de este movimiento, se ha teniendo como resultado el rescate 13,998 bebés del aborto; además se han logrado 170 conversiones de practicantes del aborto y 94 centro de abortos cerrados.

“Luego de esto decidí no abortar, sé que tomé la decisión correcta, que mi hijo es un niño pro vida”. Valerie tuvo la valentía de denunciar al hombre que decía ser su amigo dentro de la Iglesia y descubrió que no fue la única a quien le sucedió.

Valerie, dice haber tomado la decisión correcta al darle la oportunidad a ese bebé, que según sus palabras ”desde antes de nacer ya tiene una gran misión”. Luego de lo sucedido, recuerda que lo importante es que ” a pesar de esta horrible situación con las herramientas correctas se puede tomar la decisión correcta”.

También, decidió hablar con el papá de su hijo, cuando tuvo el valor de hacerlo, “le dije que si quería ser parte de esto, pero no quiso”. Andrés, es el nombre de su pequeño, que recién acaba de nacer y quien ahora le causa emoción al verlo.

Actualmente continúa dando apoyo a los proyectos que impulsan la oportunidad de vida de los niños por nacer y es una de tantas mujeres en el mundo quede han decidido decirle sí a la vida que llevan dentro, a pesar de las dificultades. Además, Valerie dice que conforme Andrés crezca, le contará la verdad sobre su procedencia, porque merece saberlo y “no pienso negarle la verdad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: