La semilla que salva al planeta

“Promover la conservación del medio ambiente” es la síntesis que define el trabajo de Semillas del Océano, una organización no gubernamental (ONG) que se dedica a incentivar programas de educación en favor del entorno natural y a la limpieza de playas, una labor que inició en 2016.

Por: Cristian Velix y Rubén David Lacan

Mencionadas tareas la entidad las ha realizado en las comunidades costeras del país y también en la Ciudad Capital, las cuales, en palabras de Alerick Pacay, su director, “nacen de un sueño de crear líderes que puedan dirigir temas ambientales en sus comunidades”.

Fue precisamente Pacay el fundador de la organización, egresado del Centro de Estudios del Mar y Acuicultura (CEMA) de la Universidad de San Carlos (USAC), y quien se motivó para llevar estudios en esta rama y crear el ente, después del impacto que generó en él la película Buscando a Nemo.

Alerick Pacay, lado derecho.

Actualmente el proyecto se sostiene con 6 personas voluntarias, quienes impulsan los distintos programas y proyectos, mediante el financiamiento de la Asociación Europea para la Conservación de Ambientes Exteriores (EOCA), la Fundación Rufford y de donaciones.

Ese apoyo se ha materializado en proyectos en los que se aplican estrategias de innovación ambiental para la conservación de recursos naturales y de los océanos como el Programa de adultos replicadores de cambio.

En mencionada iniciativa la ONG enseña las herramientas de educación ambiental y el conocimiento de comunicación que necesitan los docentes para trasmitirlos a sus estudiantes en las escuelas.

El programa contribuye a que el catedrático obtenga un paquete de información y tenga una formación en las herramientas de mapeo comunitario y de identificación de problemas en su localidad.

“Una vez ellos ya saben cómo identificar los problemas dentro de su ámbito, se les lleva más allá y se les enseña cómo crear una campaña en favor del ambiente y cómo ellos desde su postura local pueden tomar acciones para reducir los impactos que en ella se están dando”, afirma el dirigente de la organización.

Los programas de Semillas del Océano tienen en la actualidad incidencia en seis comunidades de las riberas guatemaltecas. Sus esfuerzos por limpiar las playas, el río Motagua y educar a los pobladores en la protección del medio ambiente se han conjuntado con las labores del Ministerio de Recursos Naturales (MARN), el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y de instituciones del sector privado.

En la línea de la limpieza de playas, la organización recolecta alrededor 19 mil libras de basura, las que se unen a las casi 592 toneladas de residuos y desechos recolectadas por la cartera de Ambiente, las cuales no llegaron al mar.

Una labor que empezó con la semilla implantada en su iniciador por la historia de una película de animación es ahora una realidad que marca un cambio para el mundo.

 

Fotografías extraídas de la fan page de Semillas del Oceano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s