Llamado a ser Periodista.

No tenía huesos, no tenía carne, primero pensó y después existió.
Llamado a ser periodista el mundo no existía para él.
No se conocía el alfabeto pero él ya escribía la historia y entre onomatopeyas aprendió el lenguaje de los monos y de los ángeles.
No habían cámaras pero el grabó la rebelión de luzbel y los ángeles caídos.
Llamado a ser periodista antes de la fundación del universo.
No había dioses ni diablos todo era ficción y la rebelión de luzbel solo era el pensamiento de un periodista.
Volaba entre querubines de materia cambiante que se transformaba para que nada fuera creado.
Sin huesos y sin carne atravesó un hoyo negro y observó cuando los planetas como bolas de billar se movían de un lado a otro.
Chocaban entre grandes explosiones con efectos de sonido sin bocinas y el periodista le agregaba un eco de alegría.
El periodista sin huesos y sin carne para abrigarse, sin nada que enseñar,  se vistió de amarillismo, de pronto pensó y la tierra existió, monos de pocos pelos se tapaban el pubis, avergonzado de la desnudez y la pornografía se negó a escribir.
Colorado, colorado escribió la primera nota roja y su titular fue Caín mató a Abel.
No tenía huesos no tenía carne, desnudo como el viento, no existía CALUSAC pero aprendió todos los idiomas en la torre de babel.
Pensando, pensaba el pensador, llamado a ser periodista soñaba con los estudios universales y grabar los diez mandamientos pero sin moisés y sin plagas.
Entrevistó a los doce apóstoles que se peleaban por una magdalena, no comía ni dormía, no tenía huesos ni carne pero ya era un periodista empírico.
Apareció el papel, la imprenta, la pólvora y todas las estupideces habidas y por haber, no tenía huesos y no tenía carne solo podía pensar.
Todo lo escribía en su diario de historia, pintó con los grandes pintores el sueño de la libertad, inventó con los grandes inventores y ante la pesadilla del capitalismo su mejor invento fue inventar el socialismo.
Comunista, comunista hasta los dientes, sin dentadura, sin huesos y sin carne para arroparse se embarcó en la aventura de tener un cuerpo humano, entre lo malo y lo bueno, entre lo negro y lo blanco pensó me partiré en dos y entraré en un esperma de genes alemanes y un óvulo de genes indígenas en el país de la eterna primavera.
En la carrera espermática más veloz llegó para encontrarse a sí mismo en el óvulo que lo escondería nueve meses para darle huesos y carne.
Llegó el mes de los locos, era el día de Tecún Umán y con él su nacimiento, aunque él ya existía, colgado de los pies una mano de guantes blancos lo sostuvo por los aires, una fuerte nalgada lo hizo respirar, no lloró porque además de ser hombre, era un periodista empírico.
Con el cordón umbilical en el cuello, pensó en la ahorca, “soy comunista, soy periodista no importa si veo el mundo de cabeza, seré un periodista profesional y estudiare en la USAC”
Id y sed periodistas profesionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: