Esperanzas ficticias

La asamblea general organizada por la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) logró que cientos de estudiantes con “aparente” deseo de lograr cambios y unión, los cuales son ingredientes esenciales para que los movimientos sociales surtan efectos positivos. Sin embargo, hasta dónde llegarían para ejercer presión realmente, fuera de los reclamos triviales, de fuerza inútil.
Una organización requiere una conciencia colectiva con un fin e ideología determinada para lograr un objetivo, pues lo que se quiere proyectar a los mandatos opresores es un mensaje que, no solo repudiamos lo que hacen sino que tenemos soluciones y que sabemos perfectamente lo que planean, requiere estar un paso adelante. Una aglomeración desordenada y vulgar no representa la verdadera fuerza del pueblo, sino que refuerza esa imagen errada de revolucionario.
Oliverio Castañeda de León lideró en una época en la que predominaba la represión directa, violenta y aún así las movilizaciones en ese entonces, aunque eran intensas, eran organizadas y constantes, quizá ese es uno de los errores en la actualidad, que las cosas se quedan a medias. En 1978 la población se indignó ante el aumento a la tarifa del transporte público de 5 centavos a 10, la AEU coordinaba junto con otras organizaciones para lograr mayor alcance y unidad.
Se venía dando la renovación de sus líderes, se realizaron cambios en su estrategia organizativa, se estableció una mayor vinculación con las organizaciones y luchas populares y una competencia entre las corrientes ideológicas que se desarrollaban en su interior. Oliverio promovía acción estratégica, y aunque resultaban en enfrentamientos con la policía, agresiones, etc., era una época de gobierno militar dictatorial.
Asimismo, Jimmy Morales ha mostrado indicios de querer imitar algo parecido, parece que nos ve como masas amenazantes, quiere imponer miedo a través de la memoria histórica. Pero a diferencia de 1978, esto aún no se ha desatado y aún estamos a tiempo de lograr resolver por medio de una estrategia social, un modelo dialéctico, pero duro.
Si bien, la extrema izquierda ha causado tumultos a lo largo de la historia, en la actualidad resulta ridículo y se ha creado una ideología que consiste en hacer relajo sin argumentos válidos para hacerlo. Por ejemplo, tomar la universidad completa sería una decisión ridícula, a los únicos que beneficiaría es a la mayoría de estudiantes que no quieren entrar a clases y solo buscan una excusa. Obstruir las actividades no logrará nada, solo empoderan a los altos mandos.
El resultado de las protestas violentas y precipitadas siempre han resultado en matanzas en vano, en una burla para las elites, es un show que disfrutan, pues entre más caos y entretenimiento más oportunidad para organizarse tienen. Mientras toda la sociedad misma se encuentra en conflicto, la agenda política avanza y prepara sus planes oscuros para mantenernos aún más hundidos.
Si caminamos con un objetivo general, si utilizamos la ley, las herramientas del sistema a nuestro favor, no cabe duda que el golpe sería más duro. El pensamiento racional masivo, la inteligencia masiva sí sería un arma difícil de dominar, pues si recurrieran a la fuerza, no pueden acabar con todos; sobre todo, si actuamos acorde a la ley.
Entonces, ¿va a retroceder la acción del pueblo de Guatemala también? Estaríamos imitando las acciones de Morales, debemos mostrarle a los represores que somos más listos que ellos, que optamos por soluciones nuevas, por crear un nuevo modelo organizacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: