La verdadera esencia de la mujer maya

Por: Jenifer Julissa Nolazco

Exposición fotográfica busca reflejar la verdadera realidad que viven las mujeres mayas de distintos lugares del país.

Originario de San Juan Comalapa, maya kaqchikel, diseñador gráfico, fotógrafo, realizador audiovisual y miembro del movimiento de artistas mayas “Rukix”, Ajpu Curruchiche, a través de su exposición fotográfica llamada “Kirinïk”, que significa desatar, busca resaltar la imagen de la mujer maya y salir del tipo de folclor en el cual se ha visto envuelta a través de la historia de la cultura.

foto 1.jpg
Ajpu Curruchiche en su exposición fotográfica “Kirinïk” el 07 de octubre en la Casa Cultura Q’anil. Foto: Julissa Nolazco

¿Cómo iniciaste con la fotografía?

Fue curioso porque nunca pensé en dedicarme a la fotografía, podría decir que fue por accidente, ya que me gané una beca para estudiar cine y me especialicé en fotografía, ahí fue cuando le tomé amor. Fue en el 2013, aproximadamente.

¿Cómo surge la idea de hacer este tipo de fotografías con jóvenes profesionales indígenas?

Es una experiencia muy enriquecedora, es un proyecto que yo quería hacer desde hace mucho tiempo. Nació con una idea diferente: hacer un tipo de fotografía para revistas que se le llaman fotografía editorial, me formé en talleres para fotografías de retrato, entonces dije: “necesito hacer un proyecto con mujeres mayas”, pues sólo hay proyectos con mujeres mestizas o es lo más común.

¿Cómo elegiste a las señoritas y por qué son de diferentes departamentos?

Principalmente, son mis amigas, entonces es con quienes más tengo confianza y eso es parte de hacer las fotografías pues, en el momento de hacerlas, si no hay una conexión entre las personas, se refleja en el resultado de las mismas. Las elegí también porque son personas de diferentes lugares, para generar esa diversidad.

¿En cuánto tiempo realizaste este proyecto?

El proyecto inició en abril, las fotos las hice hasta en mayo y las expuse en julio, esa fue la primera exposición. Fueron más o menos tres meses de trabajo, pues antes de hacer las fotos uno tiene que conocer la locación, luego hacer las fotos y por último revelarlas.

 ¿Piensas darle seguimiento a este tipo de trabajo?

Sí, definitivamente. En otros lugares me han preguntado por qué no hay hombres, entonces quiero intentar hacerlo.

foto 3.jpg
Visitante observando una de las obras fotográficas de Ajpu.

¿Cómo catalogas la fotografía en Guatemala? ¿Lo ves como un arte?

Sí, podría ser arte, pero es un arte muy diferente pues es más actual, en comparación a la música y la pintura, la fotografía es muy reciente. De hecho, viene acompañada también del cine, que son artes muy recientes, entonces como digo, la fotografía es una forma de transportar ideas y pensamientos a través de la historia, porque tienen esa ventaja de traspasar edad. A través de ellas podemos conocer cómo se vestían las mujeres y hombres hace cien años, por ejemplo.

¿Es difícil lograr conseguir apoyo para jóvenes indígenas que intentan desarrollarse en esta área?

Sí, es muy difícil pero siempre hay espacios. Cuando uno quiere hacer algo, tiene que apuntarse la meta y al final se logran las cosas. Es una cuestión de animar a los jóvenes.

A parte de la fotografía, ¿qué otro tipo de proyectos desarrollas?

Me dedico también al cine. Tengo un grupo que se llama “Mayul” con el cual trabajamos proyección audiovisual enfocado también a la cultura en donde rescatamos historias de los pueblos. También trabajamos documentales. Y como profesión, soy diseñador gráfico, entonces trabajo en esas tres áreas.

En las producciones audiovisuales, ¿algunas que me puedas mencionar y contar el contenido?

La última que hicimos se llama “Kumilha’ ” y significa “Inflexión”, está en idioma Popti y la filmamos en Panajachel, Sololá. En ella narramos la historia de una anciana que nos cuenta las tres etapas de su vida: niñez, adultez y vejez. Y relacionamos su historia con el nacimiento del agua; llegando a un río que alimenta el lago. Entonces esas tres etapas: nacimiento, cauce y lago.

Finalmente, algo muy particular es que no sólo son jóvenes indígenas profesionales, sino que también logran proyectar y rescatar el idioma…

Sí, vemos que no solamente son mujeres elegidas al azar, como lo explicaba, todas hablan su idioma, están bien enraizadas con su cultura y de cierta manera, también encontraron o reforzaron más su identidad. Hemos recibido muy buenos comentarios entonces eso me parece muy alegre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: