Día de la bandera, ¿pisoteada?

Hoy 17 de agosto se celebra en Guatemala el día de la bandera, según datos históricos, fue en 1871 cuando se estrenó la bandera con tres franjas verticales, en colores azul, blanco y azul, pero fue hasta el gobierno de Julio César Montenegro (1966 – 1970), que se decretó que las franjas azules debían ser color celeste cielo.

Aunque por mandato legal, el Ministerio de Educación está obligado a fomentar esta celebración en los establecimientos públicos y privados, cada vez son menos las actividades cívicas que se impulsan en las escuelas, institutos y peor aún, en las instituciones del Estado, el amor hacia nuestros símbolos patrios se ha ido perdiendo y hemos dado paso al gusto por lo extranjero.

Pero el tema central de esta opinión no es precisamente el Día de la Bandera, inicié con eso, como preámbulo a lo siguiente: la falta de respeto hacia lo nuestro y la forma como nos ha pisoteado la injerencia extranjera en los últimos tiempos. El más reciente acontecimiento, el bochorno que se produjo ayer en la sede de una institución ilustre producto de la Asamblea Nacional Constituyente de 1985, el Tribunal Supremo Electoral, (TSE).

No es posible que una tal Bárbara Hernández de nacionalidad cubana lidere a una guarida de violentos y energúmenos y entren como Pedro por su casa a la sede de dicha institución donde se realizaba una conferencia a la Prensa, para dar a conocer lo que a mi juicio me parece un avance significativo en materia de fiscalización electoral, la firma de un convenio entre el TSE y la CICIG para investigar el financiamiento a los partidos políticos en la próxima campaña electoral.

Lo peor del caso, es que la señora o señorita Hernández, era acompañada por otros guatemaltecos que dicen pertenecer a organizaciones que desde su creación, han demostrado estar del lado de la corrupción, como la Fundación contra el Terrorismo dirigida por un tal Ricardo Méndez Ruiz. Destacaba en el grupo el señor Otto Rottman, dueño de Veacanal, un medio de comunicación por televisión que casi nadie ve, por su poco alcance.

Lo grave del asunto en ese incidente, es que hicieron lo que tanto critican, se quejan de injerencia extranjera por la CICIG y su actuación de ayer no fue más que eso, una intromisión inoportuna en un recinto donde no tenían nada que hacer. Si no están de acuerdo con lo que allí se estaba firmando, hay otras vías para manifestarse y no precisamente es la violencia ni el escándalo barato.

Los energúmenos, algunos haciéndose pasar por “periodistas” como la misma Hernández, la arremetieron también contra los reporteros de los medios de comunicación serios que se encontraban en el lugar dando cobertura a la actividad, hecho que también lamento y más porque esta es la hora que no veo un pronunciamiento serio por parte de los comunicadores ofendidos acuerpados por el gremio y sus empresas.

“Debemos honrar y respetar lo nuestro, defender nuestra bandera”, escuché decir hoy a un conocedor del tema en un acto por la fecha. Vaya paradoja pensé, al recordar la forma como cualquiera tirado con onda de otro país, viene a pisotearla. Y no se si la CICIG también hace lo mismo, lo que si se, es que tienen un mandato que Guatemala firmó con Naciones Unidas para que nos sigan ayudando en esta lucha contra la corrupción.

Cintillo de Opinión.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: