El legado de un violinista

Por: Wendy Pirir

Cuatro meses después de la muerte el maestro Survier Flores, sus alumnos lo recuerdan más allá de un maestro como un amigo y un padre.

Survier Flores fue un destacado músico guatemalteco, quien desde sus 17 años radicó en Francia, país en donde consiguió el éxito destacando como violinista. Flores en compañía de su violín recorrió las principales salas de conciertos europeos y a sus 41 años su luz se apagó en un accidente automovilístico, el pasado 13 de abril en Francia, enlutando a cientos de músicos.

Su gran labor como maestro, lo llevó a crear el proyecto Perfeccionamiento Instrumental Guatemala – Francia y a fundar la Asociación Un Latinoamericano en Paris (UNLAPAR) con el que benefició a numerosos jóvenes y niños guatemaltecos.

30715093_859024857601642_4459518458161266688_n

El violinista Flores venía año con año a Guatemala desde el 2013 a impartir clases en distintos centros musicales durante su estadía en el país. Organizaba campamentos en la asociación UNLAPAR con el cual buscaba a un alumno para darle la oportunidad de estudiar bajo su tutela en Francia.

Cinco fueron los alumnos a quienes el maestro Flores recibió en Francia. Adrián Sequén fue el último de ellos partiendo de Guatemala hacía Francia en octubre del 2017, quien con una sonrisa en el rostro recuerda los momentos compartidos con él. Se conocieron en el 2013 cuando vino el maestro vino por primera en el Centro de Desarrollo Artístico Infantil en San Juan Sacatepéquez.

_DSC0137

¿En qué ocasiones compartiste con él antes de irte a Francia? Cuando el venía a Guatemala eran muy raras las veces que lo veíamos con mis compañeros y cuando lo veía trabajábamos muy duro en mi formación con el violín.

¿Cómo fue que recibiste la noticia de que eras el quinto seleccionado para irte a Francia? Un mes antes de irme el maestro Survier me escribió y me propuso ir a Francia. Recuerdo que corrí con mi mamá para darle la noticia. Hicimos fiesta en mi familia, pero no porque yo me iría, sino porque era un gran logro alcanzado.

¿Cómo fue tu estadía en Francia junto al maestro Flores? Al llegar a Francia él me estaba esperando en el aeropuerto, luego nos dirigimos a su casa. Al estar allá eran 14 horas de estudio, algo común en Francia. Al principio me costó adaptarme por el cambio de horario. Con él aprendí bastante en la música, aprendí más sobre la Técnica Francesa.

¿Aparte de la música qué es lo que aprendiste de él? De él aprendí muchas cosas, me enseñó a un buen ser humano, a ayudar a las personas, a sacrificarme por los demás. Él era una de las personas que no dejaba nada a medias, todo lo que hacía siempre tenía un porqué, un para qué y un qué va a pasar.

29597651_1670717513021119_6054477010456549369_n.jpg

¿Qué recuerdas que él te haya contado? Él me contó que se sentía muy feliz con lo que estaba haciendo. Quería sembrar en Guatemala un jardín de buenos violinistas para que Guatemala algún día fuera el centro musical de toda América en donde todos quisieran venir a estudiar.

¿Cuándo fue la última vez que lo viste? La última vez que lo vi en Guatemala fue para el concierto final en Antigua del último campamento en el que él estuvo. Fue antes de semana Santa. En ese momento le pedí perdón, le dije que me alegraba de verlo, Lo abrace y me dijo que siguiera estudiando, eso fue lo último que me dijo.

¿Cómo reviste la noticia de su muerte? Fue el 13 de abril a las 6:00 AM cuando el maestro Luis Juárez Quixtan. me llamó, me pareció raro porque el solo me escribía para preguntar cómo estaba, luego vi los mensajes donde me decía que necesita comunicarse con la familia del maestro porque había pasado un accidente. Le escribí al maestro Survier pero no me respondió luego al maestro Luis Juárez y tampoco me contestaba. Más tarde viendo las redes sociales fue cuando me enteré, pensé que era una broma, pero no.  Hasta hoy, aún me cuesta aceptar que ya no lo veré, que ya nunca recibiré una clase con él, no merecía irse de esa manera.

37179074_1800691366690399_834501756086910976_o.jpg

¿Qué recuerdas de él más allá de lo musical? Siempre había algo de qué hablar de que reírnos, de que opinar sobre todo nos ponía a pensar él tenía una manera de ver la vida bastante alegre y colectiva en el sentido de que prefería lo mejor para todos en lugar de que él estuviera bien, era como un amigo, un maestro y un padre, era un genio bastante bueno en todo lo que hacía.

Con la voz entre cortada y los ojos llorosos Adrián concluye: “me considero el más suertudo de todos por ser el último, pero a la vez es duro porque esperaba decirle salgamos, vamos por un café. Me siento feliz porque sé que fácilmente hubiera podido ser otro, pero la vida sabe por qué hace las cosas y si lo tuviese en frente le volvería a pedir perdón, lo abrazaría y le agradecería por todo lo que hizo por mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: