Soles de medianoche

Me haces recordar cuando era un niño, uno que se emocionaba al perseguir luciérnagas entre el colchón y las sábanas, ese brillo que no deja dormir.

Lo recuerdo.

Decenas de pequeños soles moviéndose contra el soplo del viento. Porque en la oscuridad de la noche, ellas siempre volvían a casa.

Eran rebeldes como yo.

La naturaleza tiene su propio lenguaje para nombrar las cosas. Y creo que los humanos no hemos hecho un buen trabajo al traducir la palabra. Rebelde.

Así como tú, yo no olvido los destellos a medianoche, ya no en luciérnagas que persiga, pero si en letras que también me proveen de luz, que me hacen viajar a través del viento y la vida, dejándome estar un corto tiempo, de nuevo en mi casa.

Noel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: