El censo es una herramienta de desarrollo para nuestro país y no simplemente datos para la historia.

“El censo es una experiencia que todo periodista debería experimentar”.
Los censistas somos un grupo de personas con un grado académico importante, empleados
temporalmente para desarrollar una labor de convivencia inolvidable y responsabilidad con
ética.
Los censistas llegamos a todo el territorio nacional, urbano y rural llegamos a los lugares más
recónditos de gente especial como lo somos los guatemaltecos.
Llegamos a las zonas rojas y de todos colores.
Las relaciones interpersonales permiten intercambiar preguntas como en una entrevista sincera y
comprensiva.
Es una experiencia maravillosa para comunicarnos con el pueblo y conocer su realidad de vida
cotidiana.
A través de una boleta el censista adquiere la información necesaria para obtener los datos de la
población, de las características de la vivienda que habita propia o alquilada, de las características
del hogar, de cómo vive y bajo qué condiciones el estado te permite vivir como ciudadano.
Si cuentas o no con los servicios básicos de agua, luz drenajes y hasta como te desprendes de la
basura.
De cómo la municipalidad se ha desprendido de la responsabilidad de recogerla y ha agregado un
gasto más a la familia, teniendo esta que pagar un servicio privado para que se lleve los desechos
inservibles del hogar o de cómo se contaminan los ríos por tanto desecho y aguas negras.
La boleta del censista es un documento realizado por expertos que permitirán obtener
información alarmante de las condiciones de vida de los guatemaltecos.
Desde la desintegración familiar, de la natalidad precoz, del crecimiento de la población, de la
inmigración del lugar de nacimiento a los diferentes departamentos y hasta salir del país.
Se establecerán resultados de la pérdida de identidad de los pueblos indígenas, de la perdida de
hablas lingüísticas, del despojo de sus coloridos trajes.
Se conocerá el estado de salud de los ciudadanos, los resultados del censo serán impresionantes
para conocer el grado académico y hasta definir el creciente o decreciente analfabetismo.

Conocer los índices que indiquen el número de los individuos que se profesionalizan en las
universidades del país privadas o públicas.
Conocer los porcentajes crecientes del desempleo, o del empleo de niños en labores que no le
corresponden a su edad.
Se sabrá cuantos desertan del estudio y cuantos individuos ni trabajan ni estudian y que se
convierten en una carga social e improductiva.
Pero lo más importante será la interpretación de los resultados que se pueden convertir en un
instrumento de desarrollo, si se realizan proyectos para solucionar las deficiencias del desorden de
las estructuras de una sociedad capitalista y de consumo.
Interpretar los resultados permitirá fomentar proyectos para mejorar la calidad de vida de los
guatemaltecos.
Se podría crear programas educativos, programas de vivienda, de salud, crear nuevas fuentes de
trabajo con salarios dignos.
Se podrían fomentar reformas agrarias, redistribución de tierras, en fin se podría utilizar los
resultados para crear todos los proyectos necesarios para mejorar la vida de los ciudadanos.
“Para el estado el censo se convierte en un semáforo de luz verde para seguir el mismo rumbo
podría interpretar los resultados y hacer un alto ante la luz roja del censo para hacer nuevos
planes de gobierno sin ser amarillistas que cambien el rumbo de nuestro país o serán solo datos
adquiridos para la historia”.
Los censos deberían realizarse anualmente y no tan distantes de tal forma que los presupuestos
anuales del gobierno fueran más efectivos para suplir las necesidades de las masas y no satisfacer
únicamente a las familias poderosas, al ejército y a los funcionarios del estado.
Podría evitarse el despilfarro de los bienes de la nación, se podrían recortar los gastos públicos, se
podría menguar el ejército y el gasto innecesario de tanto armamento bélico que solo convierte al
país, en un país más violento.
Ocupar esos fondos para algo mejor en beneficio del pueblo de Guatemala, en aspectos de
educación, salud, vivienda, estructura vial y reformas agrarias precisas.
Pero de nada servirá enfatizar sobre índices de los resultados, si no hay nuevos proyectos de
desarrollo integral.
Nos enteraremos del crecimiento del analfabetismo, de un pueblo sin vivienda y sin poder
satisfacer sus necesidades básicas.
Lo importante será re- direccionar los recursos económicos del país hacia fines de beneficio
común.

“Pero la realidad es que el censo es una herramienta maravillosa para conocer nuestra realidad”
Id y contribuyamos con los censistas para obtener mejores resultados y propongamos nuevos
proyectos de desarrollo integral para nuestra sociedad guatemalteca.

Cintillo de Opinión

  1. Silvia Uriales 7 agosto, 2018 en 2:02 pm

    Excelente comentario,que me aclaro muchas dudas que tenia sobre el censo. Espero que esto sirva para que Gobierno entidades que lo conforman y poblapoblación hagarremosconcienciay tratemos de hacer una mejor Guatemala

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: