Allá Sí, pero aquí No

Nicaragua es el tema de las últimas semanas, la violencia con la que el gobierno
reprime a los inconformes, es a todas luces la que ejerce un gobierno autoritario o
dictatorial, el presidente de la república Daniel Ortega se rehúsa a abandonar el
poder porque siente que es el futuro de esa hermana nación.
Él es el presidente constitucional y por ser el representante de la unidad nacional,
tiene todo el derecho de alegar golpe de Estado por parte de los manifestantes y
de la Iglesia Católica, pero el hecho que vayan más de trescientos muertos dice
mucho de su política de represión.
El claro ejemplo fue como recuperaron la ciudad de Masaya, que ha sido
declarada el “bastión” de los rebeldes, pero la forma tan violenta en que
sucedieron los ataques para retomar el control, es inadmisible. ¿Cómo pudieron
bombardear la ciudad? Si eran pocos los inconformes y para defenderla solo
contaban con armas caseras y de bajo calibre.
En Guatemala se ha dicho de todo al respecto de este tema, aquí demandan no
solo el cese de la violencia, sino también exigen que el presidente constitucional
entregue el poder a una junta transitoria para convocar a elecciones adelantadas,
aparte de las acusaciones de ser comunista/socialista.
Lo más increíble es que los grupos que exigen este cambio en ese país, se
rehúsan a que aquí en Guatemala suceda lo mismo con el “presidente de a
sombrero”, que ha demostrado ineficiencia en el manejo de la cosa pública, allá sí,
pero aquí no, porque aquí no hay violencia, pero aquí hay muerte a diario, por
violencia, por corrupción y los mas importante, por hambre.
En lugar de estar opinando y exigir cambios en un país ajeno, tienen que
promover el cambio aquí, pero por obvias razones no les conviene, ya que ellos
son los promotores y los mayores beneficiarios de la catástrofe que ocurre en
Guatemala.
Quedó más que claro con el desastre del volcán de fuego, cuando comenzaron a
hablar de viviendas, la organización Techo Guatemala dijo que la inversión en
construir cada casa, incluyendo los servicios costaría setenta mil quetzales, pero
ahora los voceros del gobierno dicen que cada casa costará ciento treinta mil
quetzales, prácticamente el doble.
¡Ya basta de este juego perverso! Solo la comunidad internacional puede
ayudarnos a que esto se detenga, solo ellos tienen la fuerza y los recursos
suficientes para hacerle la “guerra” a esta maquinaria corrupta e inescrupulosa,
porque día a día el país es más pobre, se hunde por esas políticas que impulsan
los mercenarios carroñeros que se hacen llamar “los padres de la patria”, por eso
el miedo que le tienen a la CICIG y el esfuerzo por debilitarla, solo queda el apoyo
del pueblo para garantizar el cambio que urge en nuestro país.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: