Vendedores en ferias trabajan durante largas temporadas lejos de su hogar

Por: Alison Espinoza

Las ferias son un lugar perfecto para pasarla en familia y disfrutar de los diferentes eventos que ofrecen. Todos los años, en diferentes partes del país, se celebran las ferias patronales en los pueblos, haciendo honor a los patrones de cada lugar.

Sin embargo, detrás de estas celebraciones existe un pequeño sacrificio por parte de los vendedores de comida, dulces y juegos mecánicos, quienes deben pasar afuera de su lugar de origen por largas temporadas durante el año.

“Llevamos 10 años de estar vendiendo en las ferias, nosotros somos de San Juan Comalapa, vamos de feria en feria, pero también descansamos por temporadas. Cuando llega la noche, no regresamos a nuestra casa, sino que dormimos adentro del local”, explicó Mildred, vendedora de dulces típicos y juguetes.

foto 2.jpgFoto: Alison Espinoza.  Personas que atienden en los puestos son familia.

Asimismo, los dueños de los juegos mecánicos duermen en los camiones y picops en donde transportan las piezas de los equipos, debido a que no cuentan con un sitio cerrado, como un local, para poder descansar.

Por otra parte, están los vendedores que tienen su espacio para las fechas de las ferias del lugar en el que residen, ellos tienen la ventaja de que pueden regresar a su hogar cuando cierran su local.

Ana Consuelo Rodríguez, quien vive en Mixco desde hace 35 años, ha sido partícipe de las ferias que se realizan en el centro de esta ciudad por 17 años consecutivos, a través de su puesto de comida. “Cada vez que hay festividades en el pueblo, yo trabajo aquí. Lo que vendo son elotes, chicharrones, chocolate y buñuelos”, mencionó Rodríguez.

foto 4.jpg
Los vendedores en las ferias pasan la mayoría del año afuera de su lugar de origen.

Los vendedores, para poder tener el espacio de su local, deben pagar por cada metro que ocupen a las municipalidades. Estos comerciantes deben trabajar todos los días durante la feria. Las horas que laboran entre semana son 65 y los fines de semana 30, haciendo un total de 95 horas las que obran en sus respectivos negocios. Esto implica el doble de horas en comparación a una jornada laboral legislada.

Finalmente, a través de estos trabajos se puede observar que la falta de empleo en Guatemala es alta y, por ende, las personas prefieren laborar por cuenta propia, dedicándose a la economía informal, aunque esto implique trabajar más horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: