Planificar la vida

Platicando con mi mamá empecé a curiosear más sobre mi venida al mundo. Ya lo había hecho tiempo atrás cuando realicé mi tarea “Plan de Vida”.

Esta vez fui directa -¿mamá me planificaste y deseaste?-
Me vio a los ojos y con amor me dijo: -no lo sé, no usé métodos porque no los conocía. Yo quería tener a mis hijos seguidos para darles una mejor vida-

Somos tres hermanas, yo soy la del medio. Mi mamá se embarazó a los 25 años y esto me permite hacer una reflexión sobre la importancia de educar sobre sexualidad y buscar herramientas que les den a las mujeres el poder de decidir sobre su vida.

No quiero caer en si es bueno o malo, digo, estoy consciente que si mi mamá hubiera tenido acceso a métodos anticonceptivos probablemente no me hubiera tenido y no estaría escribiendo.
Pero si quiero que nos detengamos en que estas “situaciones” no solo las vivió mi mamá, me atrevo a decir que la mayoría de mujeres dan por sentada la maternidad, una maternidad impuesta desde el patriarcado.

Debemos tener claro que son diferentes contextos, la falta de educación y salud juega un papel importante en el crecimiento de las personas; por ello es la insistencia en que se invierta más a esto que al ejército.

Pareciera que el destino de las mujeres es nacer, crecer, ir si se puede a la escuela, tener novio, casarse, hasta entonces tener sexo, embarazarse, embarazarse otra vez, si se tiene suerte seguir estudiando, si le va de la patada trabajar, embarazarse otra vez, morir. Con esto no soy negativa, es la realidad que durante años he percibido con mis amigas, familiares y mujeres con las que he trabajado.

Cualquiera pensaría que esto se daba tiempo atrás y que para este siglo se extinguiría; sin embargo no, y cada vez son mujeres a más temprana edad las que se afrontan aun embarazo no deseado, no planificado y violento, que asumen por presión social y divina.

Lo espantoso del asunto es que se sigue visualizando como una problemática exclusiva de mujeres, analfabetas, pobres, indígenas y marginadas; cuando es un problema multicausal y multiefecto que trasciende clases sociales, generaciones y condiciones educativas y de vida.

A todo esto quiero decir, los ciclos y ritmos de vida han cambiado. Se aduce que la generación del milenio ya trae el chip incorporado sobre no tener hijos o retrasarlos. Sin embargo, esta negativa o retraso se debe a un factor económico y estatus social, más que por una decisión de vida autónoma.

Firmemente creo que se le debe apostar a la construcciones de planes de vida, en donde de forma integral se pueda ver a futuro lo que se quiere alcanzar tomando en cuenta todas las áreas de la vida de la persona.

En mi caso, tuve la experiencia en una feria educativa de propiciar la duda existencial de cómo quería estar en diez años, tenía alrededor de 15 años y uno de los planes era viajar y estudiar en la universidad, planes que estoy logrando. En lo relacionado al amor (por nombrarlo de alguna forma) para mis 25 me proyecté casada y con hijos, y no es algo que me avergüence, considero que con la información y los patrones aprendidos en casa y en la escuela esto era una de las únicas oportunidades para salir adelante y sentirme realizada como mujer, y nuevamente para no caer en dicotomía, si hay mujeres que si desean esto genial, pero hoy por hoy esta idea cambió mucho y me alegro.

El plan de vida no solo es una hoja de papel con bonitos sueños, es una herramienta de aprendizaje y estimulación que cada persona debería tener durante toda su vida, la cual no debe ser estática y rigurosa, y sobre todo no debe ser un ejercicio obligatorio.

Este ejercicio es mejor si es acompañado y no juzgado, contemplando todas las áreas del ser humano, y por supuesto que existe una corresponsabilidad estatal para lograr cumplir las metas. Me refiero a que si quiero estudiar y no hay escuelas, poco será lo que puedo alcanzar.

En el caso específico sobre la maternidad, yo desde hace algunos años he ido construyendo mi plan de vida en donde un embarazo es una opción que asumiré más adelante, lo importante para mí y que no tuvo mi mamá es la información sobre derechos y métodos para poder decidirlo.

Y seré franca, yo decidí tener sexo antes de casarme, por curiosidad, por gusto y gana. Y una forma responsable de asumirlo era usando condón para no tener hijxs; simplemente porque no quiero tenerlos a esta edad. Con esto sin duda rompí esquemas y tradiciones, y no estoy diciendo que todas las personas lo hagan, estoy compartiendo que si cada persona tiene información y herramientas para #PlanificarLaVida tendrá la posibilidad de #SerFeliz y desarrollarse al máximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: