Del aborto y otros demonios

El aborto es un tema que ha causado revuelo hace decenas de años, no es una cuestión de días ni de meses ni de una o dos personas, claro que hace unos días tumbó las redes sociales y medios de comunicación haciendo de esto una riña, entre los que se hacen llamar pro vida y pro aborto, si, esto ya no es un debate ni una discusión constructiva, se ha convertido literalmente en una pelea de bandos.
Hablemos sobre el aborto, según la Real Academia Española, es la interrupción natural o provocada del desarrollo del feto durante el embarazo, desde acá empieza la discusión, por ésta polémica palabra: “FETO”, ya que la mayoría de personas lo escuchan, ven e interpretan como un término abrupto para describir al ser que se desarrolla dentro del organismo femenino al momento de la gestación y prefieren llamarlo bebé.
Ahora, adentrándonos en el tema, aunque de esto hay mucha tela que cortar, como dije al principio no es una acción que se haya empezado a realizar hace días o meses, no, esto lleva años, solo que antes no podía sacarse a la luz pública por cuestiones altamente religiosas y aun en el país no se puede realizar “legalmente” por normas constitucionales, aclaro, esto no significa que millones de mujeres no lo hayan realizado clandestinamente aun sabiendo que su vida corre alto riesgo.
Y aquí es donde entra la inclinación PRO ABORTO, a la defensa de estas mujeres que pueden perder su vida a causa de un procedimiento no adecuado al momento de realizar esta interrupción, por ello piden la legalización de esta práctica, para que sea seguro y que no dañe la integridad ni física ni psicológica de la gestante.
Muy bien, acá es donde aparece la inclinación opuesta, los que se hacen llamar PRO VIDA, los cuales manifiestan un alto nivel de enojo al saber que hay mujeres dispuestas a interrumpir la vida de un “bebé” aun en formación por cualesquiera que sean las razones; violación, irresponsabilidad, falta de planificación o gusto, entonces este grupo sale a la defensa de estos pequeños aun no nacidos, acusando a las mujeres de insensibles, crueles, inmaduras, egoístas, estúpidas, pecaminosas y demás adjetivos insultantes. Haciendo de esto un campo de batalla.
Entonces aclaremos un par de puntos.
Las personas PRO ABORTO, no dicen que tener hijos sea malo o que no quieran tenerlos. Su principal lucha es garantizarles la vida a las mujeres que en ese momento no estén de acuerdo con procrear.
Pero, uno de los puntos es que acaso no existen varios métodos anticonceptivos que les permita planificar el futuro deseado.
Pues, esto es bastante polémico, ya que para que se sepa del buen uso y manejo de anticonceptivos, no basta una salida al centro de salud más cercano.
Sino que, es altamente necesaria una educación sexual intensiva en todos los centros no solo educativos, sino, sociales principalmente en los hogares. Y la falta de ésta es la que ocasiona los principales problemas y no hablo de los abortos sino de los embarazos no deseados, de las enfermedades venéreas, de las parejas unidas por obligación, de los temores de la juventud, de los futuros grises y de un alto porcentaje de pobreza y delincuencia.
Si, aunque usted no lo crea, hablarle a su hijo o hija, estudiantes, amigos y vecinos, “sin pelos en la lengua” es de mucha ayuda, hablarles de ese tema tan reservado, penoso, íntimo y hasta lo llaman asqueroso, ah pero que la mayoría practica, si así de ilógicos somos los seres humanos, pues de sexo hay que hablar antes de hacerlo, pero en este país gusta más la práctica que la teoría.
Pero piensan erróneamente que, al hablarles sobre sexo, más promiscuos se volverán y probablemente así sea, pero ese no es un problema, si se logra evitar que “termine” en uno de los puntos que detallé dos párrafos arriba, porque no se puede impedir que se tenga sexo, pero es mejor si se hace seguro, deseado, consensuado y con una alta educación del pro y el contra.
Otro punto es que los pro aborto están en todo su derecho de querer practicarse las interrupciones que deseen, claro como ellos dicen, es su cuerpo, y opino que sí, pueden elegir que entra y que sale de él, solo están pidiendo que se vele por su vida, porque están siendo maduros en decidir no querer traer un integrante más, porque ellos no lo desean, no están preparados, no puedan darle el nivel de vida que quieran o simplemente no quieren y ya.
Ah pero, la decisión de abortar ¿acaso es solo de las mujeres? Por qué piden que se les de derecho de elección, de decisión, cuando ellas no dan ni ceden ese derecho.
A caso el niño, bebe, feto o ser en desarrollo, se hizo solo? Y el padre… acaso él no tiene derechos sobre el nacimiento o la interrupción, porque hasta ahora no he visto ni escuchado que los pro aborto mencionen a los padres.
Y si la respuesta es que no, porque no es su cuerpo y porque ellos no deciden, entonces también se tendrá que estar de acuerdo cuando el padre no quiera hacerse cargo de la manutención de los hijos, que sí decidieron tener, simplemente porque los padres así lo quisieron.
Verdad que es absurdo, entonces si exigen algo, recuerden que esta práctica debería ser consensuada y no vociferen que quieren igualdad de derechos, si no lo ejercen ustedes antes.
Y a los pro vida, ya no crean que la familia perfecta tiene que tener hijos, si ustedes decidieron tenerlos, perfecto, ámenlos, cuídenlos y edúquenlos, si otros no quieren, déjenlos.
Y como dije anteriormente, este tema tiene mucha tela que cortar y aun no sabremos si el aborto se legalizará o no, a mi parecer mientras se sabe, empecemos con la educación, que eso si es legal y no se hace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: