Retorno a una constitucionalidad Ficticia

Revisando algunas tesis me encontré con una que afirma que Guatemala ha retornado a la constitucionalidad, dando fin a las dictaduras militares, con lo cual estoy en desacuerdo,  porque a pesar de dar inicio a una nueva etapa de gobiernos civiles detrás de todo se mantienen los gobiernos militares.
Como una similitud de los gobiernos latinos,  son pocas las familias poderosas las que siempre reinan al poseer los medios de producción y los medios de comunicación. Siempre surgen agentes políticos que se prestan a las estructuras gubernamentales, actuando como títeres de las familias en mención.
Siempre han existido políticos que se prestan al juego de títeres que aparecen como gobernantes respaldados por un ejército militar al servicio de los intereses de la burguesía de cada país latinoamericano,  del cual Guatemala no es la excepción.
Precisamente en el año de 1985 se anunciaba el regreso a una constitucionalidad. Pero fue en este año cuando el ejército, un 3 de septiembre,  allanó las instalaciones de la Universidad de San Carlos de Guatemala lo cual trajo como consecuencia la desarticulación del movimiento estudiantil.
Muchos estudiantes del alma mater tuvieron que abandonar la universidad y otros hasta el país por tantas amenazas en su contra y que dichas intimidaciones terminaron con la vida de muchos.
Hoy en día no podemos hablar de constitucionalidad, ante un gobierno disfrazado de civil con mandos militares bajo la supervisión de las familias poderosas.
La vinculación entre mandatarios públicos con estructuras militares continúa siendo el modelo gubernamental de nuestro país. Los escándalos de corrupción, extorciones y asesinatos están a la orden del día con protagonistas de regímenes militares.
Una novela sin fin que continua diariamente para el pueblo guatemalteco que antagoniza por la imposición de la pobreza y la insatisfacción de las necesidades básicas de salud, alimento, vivienda y educación.
Decir que hemos regresado a la constitucionalidad es una farsa, un pueblo con ejército y fuerzas de seguridad es cada vez más violento. No hay acuerdo de paz que tenga validez todo es una mentira, el papel aguanta con todo, las leyes siguen perjudicando a los desposeídos.
Hablar de constitucionalidad es como desear agua en el desierto.
Id y hablemos con la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: