Y me hice maestro.

¿Qué vas a seguir? Era la pregunta que se repetía insistentemente cuando allá por los años setentas, ochentas y aún en los noventas, uno terminaba los básicos y debía decidirse sobre que carrera seguir en el nivel diversificado. “Magisterio”, era la respuesta que muchos expresamos sin pensarlo dos veces.

Y es que la carrera por aquellos tiempos gozaba de un prestigio que lamentablemente ha ido perdiendo con el paso de los años, era el maestro de la comunidad el consejero matrimonial, aunque no estuviera casado, era quien escribía incluso las cartas de amor para los y las patojas que querían unos versos bonitos para su ser amado, en fin, era realmente un líder a quien respetar.

En las proximidades del día del maestro, quiero rendir desde este espacio, un merecido reconocimiento a quienes hicieron de mi persona un mejor ser humano, con un sinfín de errores aún, pero de no haber sido por ellos, mi destino seguramente hubiese sido distinto. Comienzo por mi hermano César, mi primer maestro, siempre estaré agradecido por sus enseñanzas.

En lista están mis formadores en el nivel primario, la seños Martha, Lesbia y el profesor Héctor, quienes hicieron las bases de mi formación en mi querido Cantón Lagunilla, Jutiapa. Seguidamente debo reconocer su loable labor a mis mentores en la gloriosa Escuela Normal Regional de Oriente, (ENRO) de Monjas, Jalapa, a todos mis respetos siempre.

Ojalá y la carrera recobre el prestigio que antes tuvo, lamentablemente con las acciones que los gobiernos recientes han tomado, todo parece ir al revés, con intentos por “matar” la profesión, haciendo cambios en el pensum de estudios, que parecieran bien intencionado para algunos, pero no así para la mayoría, no se vislumbra un futuro promisorio para el magisterio.

Siempre he dicho que en todo gremio hay buenos y malos, así como hay maestros que no se merecen ni lo que actualmente ganan, hay otros y me atrevo a decir que es la mayoría, que hace tremendos esfuerzos con sus ingresos incluso para comprar sus propios materiales didácticos, pagarse el alquiler donde viven porque la escuela les queda lejos de su residencia etc.

Reitero mi reconocimiento para las y los maestros que próximamente celebrarán su día, y doble felicitación si también son padres, ya que estamos a las puertas de otra fecha importante para aquellos que han asumido ese papel con responsabilidad.

Pd. Que la fiebre del mundial, no nos distraiga de los verdaderos problemas del país, no olvidemos a los damnificados del Volcán de Fuego.

Cintillo de Opinión.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: