Definamos al significado

Por: Freddy Poroj

Cuando usted busca una definición de la palabra significado, ya sea en un diccionario o en algún explorador de internet, a lo primero que se le hace alusión es a una idea o concepto mental que se tiene de algo, o bien, es lo que evoca el significante (la otra cara del signo). De hecho Saussure describía en un principio al significado como concepto y argumentaba que “Lo que el signo lingüístico une no es una cosa y un nombre, sino un concepto y una imagen acústica. La imagen acústica no es el sonido material, cosa puramente física, sino su huella psíquica, la representación que de él nos da el testimonio de nuestros sentidos; esa imagen es sensorial, y si llegamos a llamarla «material» es solamente en este sentido y por oposición al otro término de la asociación, el concepto, generalmente más abstracto.” (1945:91-92).

el-diccionario-de-la-franquicia_ampliacion

Quiere decir que lo abstracto está íntimamente vinculado a lo mnemónico, aquélla memoria virtual en la cual se almacenan multitud de significantes y significados que al asociarlos, constituyen a los signos. Es evidente que no puede existir otra definición que apele al contenido mental. Empero, Leech (1977:6), extrae nueve, de veintidós, del libro “The Meaning of Meaning” (El significado de significado), escrito por Richard en 1923:

  • Una propiedad intrínseca
  • Las palabras que se adjuntan a una palabra del Diccionario
  • La connotación de una palabra
  • El lugar de algo en un sistema
  • Las consecuencias prácticas que para nuestra experiencia futura tiene una cosa
  • Aquello a lo que realmente se refiera el que utiliza un símbolo
  • Aquello a lo que debería referirse el que utiliza un símbolo
  • Aquello a lo que crea referirse el que utiliza un símbolo
  • Aquello a lo que el que interpreta un símbolo: (a) se refiera, (b) crea referirse, (c) crea que se refiere el que lo utiliza.

Vale la pena preguntarse ¿Cómo puede estudiarse entonces el significado? El mismo autor explica que “…un filósofo puede definir para sus propósitos el significado a base de la verdad y la falsedad; un psicólogo conductista, apoyándose en el estímulo y la respuesta; un crítico literario, en la reacción del lector; y así sucesivamente. Sus definiciones, por tanto, al provenir de diversos marcos de referencia, tendrán muy poco en común.” Leech (1977:8).

Sería fácil atribuirle este problema a la semántica, ya que es una de las disciplinas auxiliares de la lingüística (considerada también como ciencia de la comunicación), porque cumple tres funciones fundamentales: (a) estudiar el significado de todas las palabras y expresiones (háblese de sinonimia, antonimia, polisemia y homonimia); (b) descomponer el significado en unidades más pequeñas denominadas semas, para lo cual se vale del método analítico-sintético; e (c) identificar el carácter denotado y connotado de las palabras. En este sentido, se puede llegar a la conclusión que esta disciplina estudiaría todo lo que puede comunicarse por medio del lenguaje. Pero Leech, ante esta situación de definir al significado, propone siete tipos: conceptual, connotativo, estilístico, afectivo, reflejo, conlocativo y temático. En otro artículo se explicarán a detalle cada uno.

Vale la pena mencionar a Mario Montalbetti, escritor y lingüista peruano, quien ha realizado estudios con relación  al significado, a quien tomaré de referencia para explicar por qué el significado no tiene o carece de valor definido. Con base en la tercera función descrita en el anterior párrafo, puede decirse que toda lengua tiene o debe tener un significado, es decir, lo que comunicamos los seres humanos son significados…pero ¿qué es esto de significado? Como se explicó anteriormente: es una idea, pero ¿qué es una idea? pues un concepto y ¿qué es un concepto? …alguno responderá: es el significado de algo, pero ¿qué es eso de significado de algo? seguramente, el conocimiento que permite la abstracción de una idea… Como puede notar, es algo circular que no tiene una definición en concreto.

IMAGEN-16540393-2

Al decir o escuchar la palabra (significante) carro, por ejemplo, la asociamos con la idea o bien, “significado” que es un vehículo automotor, generalmente sobre cuatro ruedas y que sirve como transporte público. Sin embargo, esto que se describe tiene que ver con el conocimiento que se tiene de las cosas del mundo, es decir, lo que sabemos que se asocia indefectiblemente con el significante “carro”. De igual forma, si alguien nos preguntara en la calle qué es un carro, probablemente señalamos, con toda seguridad, a este objeto y no a otra cosa. Note usted que esto ya no sería un problema de significado, sino más bien de referente, porque al señalarlo estaríamos refiriéndonos a tal objeto; no señalaríamos un árbol o una casa. Dos cosas importantes en este ejemplo, primero que las características que se tienen de algo, tienen que ver con el conocimiento del mundo, mas no con significado; segundo, no se debe confundir al referente con el significado. Si este segundo planteamiento fuera cierto, ¿qué pasaría con las palabras o ideas que carecen de referente?, (en otras palabras ¿cuál sería el referente de una idea o de un concepto?) Obviamente no tendrían significado.

Este problema de la relación que existe entre palabra (signo) y objeto al que representa, no es nada nuevo. En la Grecia antigua se discutía sobre esto, fue Aristóteles principalmente quien logró un gran avance al explicar que las palabras no necesariamente se relacionaban a los objetos que representan, sino a ideas.

Para darle respuesta a la pregunta “¿qué es significado?”, surgieron dos teorías un poco confusas y erradas, pero que probablemente puedan resolver tal discusión. Primero, que los significados son innatos, es decir, biológicamente ya vienen con el ser humano y que este al ver un objeto cualquiera, automáticamente le asigna un significado. Algo parecido a un disco duro almacenando miles de significados que esperan ser activados. Segundo, que los significados son ilusorios, puesto que solamente existen en la imaginación y se manifiestan por puro impulso. Empero, no resuelven lógicamente tal definición, que hasta nuestros días se sigue buscando. Pregúntese usted cuál es el significado de significado, o qué significa significado, y procure no responder con palabras como: idea, concepto, abstracción, conocimiento, referente, entre otros.

Fuentes:

  • De Saussure, Ferdinand (1945). Curso de lingüística general. Editorial LOSADA. 24 Edición.
  • Leech, Geoffrey (1977). Semántica. Alianza Editorial, S. A. Calle Milán, 38; a´ 200 00 45 Madrid, España.

(Imágenes extraídas de: http://www.google.com)

IMG_20171231_145300_067

3 respuestas a “Definamos al significado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s