Por ellos, votaré por el SÍ.

Estamos a las puertas de una nueva Consulta Popular en el país, esta vez para determinar si el diferendo marítimo, territorial e insular con Belice, es dilucidado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y es que es eso justamente lo que decidiremos, no como algunos, incluyendo funcionarios de alto rango, equivocadamente han pregonado a los cuatro vientos, que es para “recuperar Belice”.

La historia sobre las Consultas Populares en Guatemala, indica que los recientes ejercicios democráticos, se han realizado sin mayor éxito, el que está por desarrollarse, está amparado en el acuerdo 22-2017, a través del cual el Congreso de la República faculta al Organismo Ejecutivo para que, “en forma inmediata”, presente al Tribunal Supremo Electoral (TSE) la solicitud para celebrar una consulta popular sobre el diferendo.

En cuanto al tema en sí y lo que esto implica, se ha dicho suficiente, reconozco el papel que asumieron los medios de comunicación masivos del país, quienes contribuyeron con orientar a sus audiencias sobre las diferencias con el que, alguna vez fue el departamento número 23 de nuestro país y la importancia del referendo del próximo domingo, aunque, como nada es gratis, es preciso indicar que buena “tajada” les quedará por publicidad del presupuesto destinado a la Consulta.

Y aunque la mayoría de ciudadanos aptos para votar lo harán por el sí, (es mi percepción), respeto la opinión de quienes dicen que antes que ocuparnos por resolver las diferencias con Belice, debiéramos atender los grandes problemas que tenemos en el país, con lo que también estoy totalmente de acuerdo, sin embargo, creo que se debe poner cada cosa en su lugar.

De aquí a que la CIJ tome el caso, falta un buen tiempo, antes se debe realizar un ejercicio democrático similar en el que hoy, aunque nos cueste decirlo, es uno de nuestros países vecinos, (o colonia inglesa, si quieren que suene más agradable), sin embargo, estoy seguro que los más felices por esta gran posibilidad de dirimir las diferencias, son nuestros hermanos guatemaltecos que viven en la zona de adyacencia.

Tuve la posibilidad, trabajando como reportero para Noti 7 de viajar a dicha zona “fronteriza”, era el año 2000 y pude constatar la pobreza, el abandono y el temor constante de nuestra gente que vive en dicha área limítrofe, pero perteneciente al Municipio de Melchor de Mencos, Petén. El clamor de los vecinos era uno solo, “que nos dejen en paz”, en relación a los ataques constantes de los soldados beliceños destacados para cuidar lo que, para ellos, los castrenses; es “su frontera”.

Hay otros motivos, pero yo votaré por el SÍ, por esa gente que tuve el honor de conocer, guatemaltecos guerreros, que luchan por defender su territorio y porque algún día, puedan vivir en paz, pero, sobre todo, lograr el reconocimiento del Estado de Guatemala, que tiene harta obligación en protegerlos, dicho esfuerzo, tiene que ser acompañado de proyectos de desarrollo integral, en todo momento, no solo en tiempos de campaña electoral.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: