Lucha de Agentes, Campos Habitus y capital simbólico.

Esto es algo más que una lucha libre entre técnicos y rudos. Es una lucha entre el que tiene y el que no tiene. Carlos Marx decía: “no es lo mismo comer carne con tenedor y cuchillo que comer carne con las manos. “
Para entender que es una lucha de agentes tenemos que saber quiénes son ellos y saber también la razón de la pelea o la disputa. Tú eres un agente, el campesino es un agente, el presidente es un agente, el dueño de la empresa privada es un agente, el estudiante universitario lo es también, todo ser humano es un agente.
Cada individuo de la raza humana desempeña un rol dentro de la sociedad donde vive. Dentro de este rol cada persona actúa como piensa, así debiera ser… pero hay muchos que actúan y después piensan y lo peor es actuar o accionar sin saber lo que estamos haciendo.
Surge aquí el término de la teoría de Pierre Bourdieu y es el “HABITUS” que no es más que la forma de accionar del individuo dentro del campo donde lucha en la vida, por conseguir sus objetivos.
El campo puede ser laboral, educativo, lingüístico, científico, es el espacio de lucha. Existen reglas, normas, leyes que fungen como un árbitro en esta pelea, pero si las mismas son implantadas o sugeridas por corruptos, en el campo de batalla hay agentes con desventaja y es aquí donde se incrementa el antagonismo de clases.
La posición de un agente le permite actuar y pensar diferente. Si la posición de un agente en una pirámide es la base de la mayoría seguramente no tendrá los privilegios de un agente que se encuentra en la cúspide o en el pico de la misma.
El poder solo sirve para evidenciar lo que una persona ya era antes de tenerlo. En este campo de contienda se pelea o se lucha por obtener algo y esto es el “Capital simbólico”.
Este capital puede ser cultural, económico, político, religioso o social. Por todo esto algunos luchan por tener un título, por tener más dinero, por un puesto gubernamental por ser un líder religioso y luchar por una salvación, o simplemente ser uno más en la sociedad que lucha por sobrevivir o ser un parasito militar.
La realidad es que, quien posee este capital desea conservarlo o multiplicarlo, mientras el que no lo tiene desea conseguirlo, pero existen también las maniobras para retener o para conseguir.
Es aquí donde la cosa se pone “Color de Hormiga” la lucha se convierte desleal y tramposa porque el que tiene el capital hace lo que sea para conservarlo, y es aquí donde surgen alianzas desleales de una minoría.
Es aquí donde muchos empiezan a defender los intereses de otros y se convierten en serviles, títeres y hasta represivos de los agentes que luchan por alcanzar un capital que a veces es solo educativo.
El agente activo que surge de abajo hacia arriba y que gracias a la lectura correcta de las reglas del juego se convierte en un peligro para los que poseen el capital simbólico, porque es una persona instruida y educada. Estos agentes son tildados de activistas y muchas veces hasta de subversivos.
Es aquí donde los agentes activistas han jugado un papel importante en los cambios de la sociedad, pero esto ha traído como consecuencia la muerte y asesinato de catedráticos y estudiantes de nuestra universidad y mártires de nuestra patria.
Pero la realidad es que los dominados siempre despiertan y los dominadores terminan siempre vencidos por la misma dominación. Es donde surgen los verdaderos cambios sociales, dentro del habitus de desigualdad llega la igualdad con el cambio de las ideologías.
Pero lo más importante de todo esto es entender cuál es nuestro rol como agentes, cuál debe ser nuestra participación, cuál debe ser nuestra forma correcta y racional de ver los fenómenos sociales para promover cambios sustanciales en beneficios de una masa popular.
El agente pensante y racional es aquel que actúa objetivamente, que dialectalmente está bien definido, que a pesar de su posición en la sociedad sabe cómo actuar en el momento que su pueblo lo necesita, que sabe contrarrestar a su agente enemigo aunque este juegue con maniobras represivas.
El verdadero agente tiene una percepción objetiva de su realidad social por lo que su actuar será también el más correcto y certero para conseguir sus sueños y hacerlos verdaderos en beneficio de una familia, una sociedad, un país, un continente o un globo terráqueo.
Id y aprendamos a ser agentes racionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: