El marco referencial del signo

Por: Freddy Poroj

La base que determina diversas teorías, así como antecedentes, regulaciones o límites de un  campo de investigación, es considerada como marco de referencia. Dentro de los estudios de metodología de investigación social se le conoce como marco teórico. Y esto porque el marco de referencia recopila las consideraciones teóricas y las investigaciones previas, que fueron tomadas como parte de alguna tesis temática. En este sentido, hago énfasis en el enfoque estructuralista que ha servido de inspiración para varios semiólogos, como en el caso de Jakobson (1976), quien divide, en dos grandes grupos, a los signos dentro de un marco referencial:

  1. Indicios. Fenómeno natural, producido involuntariamente e inmediatamente perceptible, que nos da a conocer algo sobre otro hecho que no es inmediatamente perceptible.
  2. Señales, indicio convencional, producido artificialmente. En lingüística, lo que interesa es este tipo de signo en el que a un objeto representante (ORT) se le hace corresponder un objeto representado (ORD).

Estos primeros incisos describen un juicio que le da vida a la función sígnica, porque presentan una serie de características que nutren el proceso semiósico, ya que:

  1. Es constante. – Una vez que la función sígnica ha actuado, el producto resultante se convierte en una asociación perdurable.
  2. Es irreversible. – La señal es irreversible en virtud de su carácter constante.
  3. Es generalizadora. – Una vez que la función ha actuado, las señales pierden cualidades concretas que no sirven a la función.

Además, el autor expone también distintos tipos de señales dependiendo del grado de semejanza entre el ORT y el ORD: íconos (semejanza total), símbolos (semejanza parcial), signo (ausencia de semejanza). Esta es la base del signo lingüístico y por tanto, del lenguaje natural humano. A esta relación se le puede agregar el planteamiento de Elizondo (2012:28), derivado de la teoría peirciana quien explica que “Una vez que se comprende que la teoría semiótica de Peirce pone el énfasis en los procesos en que un signo lo es siempre y cuando tenga una función clara en una semiosis dada, y que puede cambiar, y de hecho cambia, según la función que reconozcamos en él, entonces podremos visualizar la interacción como muy dinámica, más parecida a la combinación química de los elementos que a una tabla rígida de objetos.”

hall6

 Además, Jakobson (1976), dentro de sus aportes distingue las funciones del lenguaje que corresponden a los elementos del proceso comunicativo, y plantea un modelo para poder comprender cada una de las partes que se encuentran ligadas a la teoría de la significación cuya sustentación, es la base semiósica. Es por eso que Elizondo (2012) puntualiza que el conjunto de efectos concebibles en el mundo será el significado final del concepto abstracto que se pretende clarificar. El umbral del cual se desprende esta regla, versa en que la total función del pensamiento, es producir hábitos de acción, o sea, creencias.

Se entiende que la semiosis solamente puede tener la forma de una red de relaciones entre el producto (decodificación) y su producción (codificación); pero solo puede señalársele como sistema puramente relacional, es decir, el tejido de enlaces entre los signos y su significado, entre un mensaje y lo que no es; entre la manipulación de un conjunto significante destinada a descubrir las huellas de operaciones, y las condiciones de producción de esas operaciones psíquicas. El estudioso de la ciencia semiótica se encuentra, entonces, en la disposición de ampliar el conocimiento como experiencia existencial dominando simultánea y posteriormente, toda una hipercodificación que va desde los más personales e individuales a los más colectivos.

señales-humanas-2949794

En definitiva, la semiosis está presente en un marco de relaciones sociales que contribuyen a la decodificación dinámica, a la cual llamaría el fundador de la culturología, Iuri Lottman: semiósfera.

Fuentes:

  • Elizondo, Jesús Octavio (2012). Signo en acción. El origen común de la semiótica y el pragmatismo. México. D. F. Ediciones Culturales Paidós, S. A.
  • Jakobson, Roman (1976). Nuevos Ensayos de Lingüística. México. Editorial Siglo XXI.

(Imágenes extraídas de: http://www.google.com)

IMG_20171231_145300_067

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: