Semiosis, proceso decodificador social

Por: Freddy Poroj

El proceso semiósico como herramienta para la decodificación, interpretación y emisión de signos, en el proceso de comunicación social, tiene como base una lógica que plantea la transformación natural de significantes, y a su vez proporciona un método para fijar dicho proceso en todos sus ámbitos, para la indagación de la estructura de la interpretación sígnica, en este sentido, Elizondo (2012:37) plantea que: “…la acción del signo es posible mediante el pensamiento inferencial, entonces se entiende que la acción semiósica es una acción del pensamiento. Nos encontramos, pues, ante una teoría del conocimiento, una lógica de la indagación en la formación de conceptos y símbolos.”

Esa lógica de indagación, como proceso mutable de la semiología (si se quiere ver desde el punto de vista lingüístico) y semiótica (desde el punto de vista lógico y filosófico-matemático), hace que la semiosis se convierta en la idea de los efectos sensibles, respecto al pragmatismo, que encierra la experiencia que los seres humanos poseen dentro del ámbito colectivo, es decir, la cultura.

El tema de la existencia de las representaciones mentales es controvertido, a pesar de que nadie, duda de la existencia de los procesos mediante los cuales el ser humano percibe, conserva y compara sus experiencias perceptivas, siendo capaz, además, de producir, por ejemplo, retratos de los objetos visualizados e incluso de objetos inexistentes. Pero no solamente objetos, sino también asociaciones de conceptos e imágenes acústicas. Es por eso que Eco (1986:22), enfatiza que la semiología no es el estudio únicamente de los signos, planteados por Saussure y Pierce: “(…) digamos, pues, en una primera aproximación, que la semiótica estudia todos procesos culturales (es decir, aquellos en los que entran en juego agentes humanos que se ponen en contacto sirviéndose de convenciones sociales) como procesos de comunicación.”

Semiosis pre-verbal

 

Cabe reparar que la palabra semiología fue utilizado en una de sus acepciones más antiguas en la medicina; era el término empleado para designar el estudio e interpretación de los síntomas de las enfermedades. Pero si se analiza la etimología, ésta deriva de la raíz griega semeion (signo) y sema (señal), entonces se plantea en términos muy generales que, la semiología se ocupa del estudio de los signos. Basta decir que, no hay semiosis sin signos y los signos solamente existen dentro de procesos semiósicos. Independientemente de la perspectiva abordada, siempre se relacionará toda una serie de orientaciones y acercamientos para la distinción de ambos términos, que evidencian a la semiosis, como el sistema generador de significados.

Pero Pedroni (2000:27) explica la semiótica o semiología como “…la disciplina que se ocupa de estudiar científicamente, todos los procesos de significación que hacen posible la comunicación en general y la comunicación humana en particular, los diferentes textos en donde el proceso adquiere una concreción perceptible y los medios para producirlos, es decir los signos, los códigos y los discursos.” Sin embargo, Greimas (1983), otro teórico de la materia, sostuvo que la semiología concurre con la semiótica, es decir, que la primera forma parte de la segunda respectivamente. Hoy en día la utilización de ambos nombres para algunos es indiferente. La semiología, como fuente de estudio de los signos en sociedad, abarca las culturas y sus procesos de comunicación utilizados por los habitantes, pero estrictamente dentro del proceso semiósico.

Símbolos

Esta actividad de establecimiento de relaciones sígnicas (semiosis), también es conocido como pensamiento. Aunque se olvida, muchas veces, que el lenguaje no es constutivo de esta facultad humana, sino una forma más avanzada. Los significados, o sea las categorizaciones conceptuales, descansan en una mezcla de relaciones que unen impulsos provenientes del mundo real (es decir, lo externo), trayéndolo a los recuerdos y comportamientos pasados. Las áreas cerebrales que las controlan, pueden operar sin entradas directas o con otras que provienen de diferentes fuentes, como algo visto y algo oído.

 

Fuentes:

  • Eco, Umberto (1986). Semiótica y Filosofía del Lenguaje. Editorial Lumen, S. A. Barcelona
  • Elizondo, Jesús Octavio (2012). Signo en acción. El origen común de la semiótica y el pragmatismo. México. D. F. Ediciones Culturales Paidós, S. A.
  • Greimas, Algirdas Julien (1983). La Semiótica del texto. Ejercicios prácticos. Barcelona, España. Editorial Paidós.
  • Pedroni, Ana María (2000). Semiología, un acercamiento didáctico. Universidad Mesoamericana. Guatemala.

(Imágenes extraídas de: http://www.google.com)

IMG_20171231_145300_067

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: