La odisea de la “Poderosa vulva”

Han pasado 11 días desde que las mujeres del mundo nos unimos desde nuestros espacios de acción para apoyarnos en una causa en común, la reivindicación de nuestros derechos de igualdad de condiciones con el hombre; y la exigencia de justicia y desarrollo integral para  nosotras.

Como cada 8 de marzo, este año  las calles del mundo fueron testigos de las demandas de mujeres y de hombres que han comprendido que la causa fundamental de esta fecha es  justa y por ello han decidido apoyarla. Sin embargo, en Guatemala ha persistido un desborde en la opinión pública a causa de una manifestación lúdica y provocativa, impulsada por colectivos de mujeres bajo el nombre de la “Procesión de la poderosa vulva”, la cual, según lo manifestado por una de sus organizadoras, recorrió el centro histórico como una forma de llamar la atención de los diversos sectores, hacia los problemas de violencia que afectan a las mujeres guatemaltecas.

De manera personal y de acuerdo a mis consideraciones, quiero enumerar dos reflexiones que como mujer me llaman la atención:

  1. Considero que abanderar un movimiento colectivo que enarbole públicamente un mensaje de tipo sexual, con el hecho pensado de provocar reacciones, ha de suponer en primer lugar un acto premeditado y con estrategia de respuesta ante los posibles discursos y opiniones adversas, que de seguro se incrementan en una sociedad conservadora, religiosa y machista como la nuestra.
  2. Manifestar de manera lúdica la reivindicación sexual femenina, supone una desventaja para las mujeres que se manifiestan con propuestas serias, ante problemas tan serios como los índices de violencia que afectan a niñas y mujeres en cualquier rincón del país. Sin embargo, si la imagen y el discurso se hubiesen construido de una forma cuidadosa, es posible que el factor de lo distinto hubiese logrado alguna mayor aceptación.

Resulta curioso suponer que la lucha por reivindicar los derechos de la mujer se tenga que reducir a una piñata mal hecha y por tanto burda, a una imagen mal interpretada, que lo único que ha logrado hasta la fecha es provocar una odisea de señalamientos y acusaciones, en donde la Plaza de la Constitución ha servido de escenario ideal para la colecta de firmas de apoyo a dos sectores en contienda política.

Mientras tanto del otro lado del hemisferio, en la ciudad de Kawasaki Japón, el próximo 1 de abril los religiosos sintoístas celebrarán el festival del “Kanamara Matsuri”, que literalmente significa “Festival del falo de metal”, llevado a cabo para adorar y pedir por la fertilidad y bienestar de las parejas; en donde todo lo recaudado en el día será destinado para la investigación del VIH.

Cuando en Guatemala alcancemos el criterio y estemos mentalmente preparados para mezclar el sexo con la religión, entonces podremos impulsar una tradición de tal naturaleza, y quien sabe, quizá la “poderosa vulva”, pueda tomar la importancia que el “mikosh” representa para los japoneses.

Mientras eso llega, sigamos trabajando de manera propositiva para apoyarnos entre nosotras, sin darle cabida al oportunismo desmedido de aquellos sectores corruptos, que cuentan con los medios suficientes para desvirtuar nuestra lucha colectiva.

Cintillo de Opinión

  1. En tanto ha surgido una serie de polémicas, que van desde lo machista, hasta lo religioso, el tema se entrampa en una lucha de intereses políticos que han desvirtuado el sentido del movimiento feminista y su reivindicación como la única alternativa femenina para proteger a la mujer y denunciar los abusos y muertes en contra de las féminas. Coincido con usted estimada Licenciada en cuanto a que se ha polemizado y el rechazo ha sido mayor por parte de la comunidad católica, incluidas las mujeres. El intento de causar un impacto, independiente de si fuese negativo o positivo, lo único que evidencia es la atomización del pensamiento colectivo en lo relativo a la religiosidad y a la falta de criterio amplio y el rechazo a toda reivindicación de los derechos de la mujer. Creo que se ha perdido un espacio serio de discusión en cuanto al tema y con el respeto que se merecen quienes organizaron el evento, únicamente reducen el papel de la mujer a un órgano sexual, cuando es mas que eso, es el génesis de la concepción y todas las consecuencias sociales y afectivas que eso conlleva.

    Le gusta a 2 personas

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: