Invadidos por lo que no nos interesa

En la modernización constante de las nuevas tecnologías, somos invadidos por información y mensajes publicitarios que solo nos incomodan.
Tener un teléfono es uno de los medios por los cuales nuestra privacidad es amenazada
constantemente. Tienes los servicios de una empresa telefónica pero recibes constantemente mensajes de otra empresa de la competencia.
En estos mensajes te ofrecen de todo para apoderarse de tu saldo. Además de activar consumos de servicios que no estas solicitando, te roban el valor que te serviría para uso de llamadas.

Te activan servicios de internet automáticos que no estas pidiendo, pero es la forma impositiva para extraerte lo que pagas de más. Por si fuera poco tus datos son enviados a otras empresas que te envían mensajes, religiosos políticos y comerciales que no es más que una estructura capitalista de consumo masivo. De igual forma pasa lo mismo en tu computadora, tienes un navegador y te aparece otro pidiéndote que lo ubiques como predeterminado, aunque lo rechaces, la insistencia constante es inevitable.
Tu correo es invadido de igual forma que recibimos e-mails conocidos como spam.
El propósito final es pedirte datos de tus tarjetas de crédito, todo encaminado a volverte un consumidor de lo que no necesitas.
Por si fuera poco, tu correo pasa a manos de muchas empresas comerciales que manejan tus datos por medio de tu dirección IP y cuando te das cuenta ya no tienes privacidad.
Cualquiera entra a tu computadora para enviarte información de futbol, de política, de religión, y de tanta basura que no necesitamos.
Y si a lo poco le agregamos más tus cuentas en las redes sociales, aunque estén llenas de
espacios de una supuesta privacidad, también eres invadido por información de los cuates de tus contactos que tampoco te interesan, pero te enteras de cualquier estupidez, que no están en tu agenda particular.
Nuestra privacidad es algo ficticio en las redes sociales y en nuestros correos personales,
nuestros datos se han convertido en un producto comercial.
Cualquiera tiene nuestros datos por lo que muchos prefieren utilizar datos ficticios. por todo esto debemos ser tan cuidadosos al elegir nuestros contactos, elegir una red y hasta
ingresar a una página. Permitir el acceso a nuestros datos es fastidiarnos la vida con la saturación publicitaria y hastade la divulgación pornográfica.
Cualquier línea caliente penetra a tus redes sociales y los famosos kukis te fastidiaran
constantemente hasta llenar tu computadora de virus irreparables si no respondes a sus
intenciones. Somos esclavos de nuestras propias decisiones, un teléfono o una computadora ya no es un lujo, es parte del quehacer cotidiano. Tu trabajo, la escuela, la universidad y hasta la familia te exigen tener estos artefactos que te esclavizan.
Son instrumentos de una sociedad de consumo que al no saber utilizarlos nos convertimos en colaboradores domesticados para el enriquecimiento de otros.
Esos otros que nos venden porquería y que aceptamos conscientemente. Ni los juegos de entretenimiento te salvan, siempre existirán ofrecimientos de juegos mejores y que solo llenan tu almacenamiento. A veces piensas que hablas con alguien pero hay otros escuchas, que se dedican a escuchar lo que no les importa, con el afán de encontrar conversaciones delictivas. No hay privacidad, no hay mensajes privados todo es una mentira.
Lo que te parece un secreto se convierte en algo viral, lo que te parece un misterio se convierte en una revelación. Nos hemos convertido en víctimas de la invasión informativa y publicitaria con propósitos que solo benefician los intereses de los iguales y que aunque pensemos que somos distintos somos parte del consumismo impositivo.
Nadie se libra de aquellos poseedores del capital informativo en este campo de la vida, donde las reglas de juego solo favorecen a los ganadores y que nos convierte todos los días en perdedores.
Renunciar a un teléfono o a una computadora seria como quitarnos el oxígeno.
Pero tener equilibrio en el uso cotidiano es solo para inteligentes.
Id y aprendamos a ser equilibrados.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: