La procesión de la poderosa burla.

“Las mujeres que han cambiado el mundo no han necesitado nunca mostrar otra cosa que su
inteligencia.” Rita Levi-Montalcini.

Dios creó al hombre y la mujer a su imagen y semejanza, la Biblia narra ese acontecimiento etiológico, que desde la perspectiva cristiana dio origen a la población de la Tierra, obra de la mano del Creador. Durante mucho tiempo la mujer ha jugado un papel secundario en la sociedad, situación con la lucha de muchas lideresas y con el paso del tiempo, vemos como en la actualidad ha ido cambiando.

Hoy vemos una mayor participación e inclusión de la mujer en nuestra sociedad.
Justamente el 8 de marzo se conmemoraba el día de la mujer, a razón del incendio de la fábrica de textiles Triangle Shirtwaist, la cual cegó la vida de 146 mujeres que murieron encerradas en la fábrica, algunas con fuertes quemaduras y otras que se suicidaron al no haber escapatoria.
Justamente eso motivó el cambio en torno a la legislación laboral en Estados Unidos y la
proclamación de la conmemoración en el año de 1910 estableciendo esa fecha como el día de la mujer trabajadora y luego entre 1922 a 1975 se institucionaliza el día Internacional de la mujer. Esta fecha, como tal, no es para celebrar sino para recordar el papel fundante de la mujer, en donde se hace necesario que haya igualdad entre mujer y hombre, en oportunidades, trato y realización de su vida personal.

Lucha misma que ha llevado a algunas lideresas a exigir tener las mismas oportunidades que un hombre. Esa misma fecha vimos con desagrado como algunas mujeres protagonizaron una parodia de las costumbres católicas cuaresmales, las tradicionales y catequéticas procesiones, en dónde no sólo ridiculizaron dichas manifestaciones de fe, sino que lanzaron improperios contra la Iglesia, las personas que les manifestaron su indignación y rechazo; además de manchar los templos y recintos católicos con frases ofensivas a la fe.

Guatemala, es un país donde se garantiza la libertad de expresión, culto y el respeto a la vida, las cuales son garantías constitucionales y la iglesia como administradora de la multiforme gracia de Dios, se une en torno a la protección a la vida, oponiéndose al aborto; situación que más generaba molestia entre las manifestantes. La Iglesia también ha insistido desde el ministerio del Papa Francisco, sobre la importancia de la mujer en el seno de la Iglesia, situación que le ha llevado a nombrar en puestos importantes y a escuchar las opiniones de la mujer en la Iglesia.

La iglesia se ha manifestado en torno a dicha situación con un comunicado de la Conferencia Episcopal de Guatemala, en donde condenan las ofensas emitidas por las personas que manifestaron en la bufa procesión, burlándose de la Iglesia. Además manifestaban su indignación por la presencia del Procurador de los Derechos Humanos, quienes algunos medios hicieron ver, que respaldaban dicha manifestación, aunque en un comunicado emitido por la Procuraduría hacía sus disculpas públicas y manifestaba que su presencia se debía por la conmemoración del año del fallecimiento de las niñas del Hogar Seguro Nuestra Señora de la Asunción.

Hoy es necesario reflexionar que dichas situaciones lejos de dignificar a la mujer, la denigran y por eso hacíamos énfasis en la frase de la científica italiana que lo único que se ha necesitado es mostrar la inteligencia, la cual le ha ido ganando espacio a lo largo del tiempo.

Las personas que se manifestaron gritaban frases de odio y ofensas contra la iglesia, situación que indignó a muchas personas incluso mujeres, quienes se decían no sentirse representadas por ellas, ante el odio y ofensas que se vieron manifiestas en dicha “procesión.” Son actos que ofensivos, que quizá lo único que logran es hacer salir cuanto odio y resentimiento hay en los corazones de muchas personas.
Se debe reflexionar también en torno a que no es prohibido manifestarnos, tenemos libre emisión del pensamiento, pero hay que ser conscientes de no ofender, de que nuestras manifestaciones sean guiadas por la cordura y el respeto al derecho ajeno, que como bien lo decía un pensador:
“Es la paz.” Mi respeto y admiración por la mujer, admiro y amo a ese ser maravilloso; único, en quien reside el poder dar vida, aquella que con cuidados y afectos nos han hecho personas de bien. Creo firmemente que la realidad irá dándole el lugar que se merece, en una sociedad donde podamos luchar juntos por la consecución del bien común. Mi cariño por todas las mujeres de mi vida, mi madre, abuela, amigas, educadoras y todas aquellas que con su ejemplo me motivan a ser mejor persona cada día.

Cómo decía el Papa Francisco: “Me gusta pensar en la Iglesia como mujer, es la Iglesia, no el iglesia; me gusta describir la dimensión femenina de la Iglesia como seno acogedor que genera y regenera la vida”.

“No es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda idónea. Entonces el hombre exclamó:
Esta será llamada mujer. Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se
hacen una sola carne.” Gn 2, 18; 23-24.


Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: