Perspectiva

Es bien complejo escribir sobre el Día Internacional de la Mujer, primero porque es cuestionar tu propia existencia, tan seguras y seguros estamos que somos mujeres; ya la condición biológica no define el sexo, hay mujeres con penes y mujeres con vagina que rompen el esquema natural de vida y reproducción. Aquí toca salir irónicamente de la caja cuadrada y reconocer y respetar las formas de vida, somos seres diversos.

No es una pelea contra los hombres, es una lucha contra el sistema patriarcal que ha favorecido a los hombres sobre las mujeres en diferentes espacios y que ha alcanzado a las mismas mujeres, de esto el debate si las mujeres son machistas y si los hombres pueden ser feministas. Entendamos, al machismo se le contrapone el hembrismo, la propuesta de punto medio es el feminismo como corriente y lucha para lograr equidad entre ambos sexos.

Se trata de luchar por una igualdad de derechos, no de igualdad de objetos; como la tontera que enlista la Glow, porque hasta en esto hay que decir que no todas las mujeres somos aliadas.

Si bien el patriarcado ha dejado estándares y roles, también instauró una riña política entre mujeres, y eso no quiere decir que ahora todas nos vamos a amar, para mí, quiere decir que somos sujetas de derechos en el ánimo del progreso, pero no todas pueden ser socias políticas, lo mismo aplica a Paty de Arzú y la señora de la esquina.

Estamos construyendo sororidad, que es el termino acuñado al respaldo entre las mujeres, y quiero decir se vive bien chilero, creo que en eso le llevamos ventaja a los hombres, porque parece ser más fácil que como especie animal pensante nos entrelazamos y cuidamos. Y nos llevara años ponernos en común acuerdo; sin embargo, lo hacemos, construir redes de amor entre mujeres.

La propuesta es involucrar a los hombres, es encontrar espacios para ellos y espacios para ellos y nosotras. De momento la marcha es para la articulación de mujeres, por el contexto y la historia. Y claro que es válido cuestionar entre nosotras mismas como nos organizamos y que luchas defendemos.

Es un día de lucha, no para felicitar. En esto creo que seguimos en la ignorancia, pero, qué medios tenemos para que la población se informe sobre los orígenes de este día. El sistema educativo poco abarca sobre temas sociales, le interesa formar a personas aptas para la actividad económica del país. He buscado en mis recuerdos de alumna de primaria y jamás me hablaron de mujeres, incluso llegando a la universidad los diálogos y tareas no aumentaron para conocer la historia, yo me enteré de las otras realidades y situaciones de las mujeres hasta organizarme con grupos de sociedad civil. Entonces qué podemos exigir. Insisto, hay que facilitar información y preocuparse por conocer.

Qué más pasa, nos movilizamos y manifestamos nuestra existencia. Estamos vivas, vivas nos queremos. Hemos tomado los espacios públicos; la calle, las plazas y el Congreso que nos pertenece. Hemos levantado el puño y la voz para denunciar y exigir justicia. Hemos hecho visibles la violencia sistemática y patriarcal que ha imperado en la educación, en las familias, en las relaciones, en la justicia y en el Estado. Hemos rayado paredes, vestido de morado y descubierto las chiches.

Hemos transgredido con rabia y ternura. Hemos declarado:
#YaNoMásViolencia #NiUnaMenos #VivasNosQueremos #MujeresEnHuelga #BastaYa #NosotrasParamos #HuelgaFeminista #ParoDeMujeres

Y esto parece no ser suficiente.

Somos víctimas de violencia en los hogares, centros educativos, calles, trabajo, en lo público y privado. Nos siguen acosando, matando y quemando. Nos siguen encasillando como mujeres a la figura de hombres, si no me cree lea el nombre de este medio “El Sancarlista U”, por qué no se pensó en “La Sancarlista U”, porque la violencia alcanza los planos simbólicos y sistemáticos.

¡Y por favor no se enoje! Es necesario y urgente cuestionar todo lo que nos rodea. La intención no es dañar susceptibilidades, le quiero dejar mierda y florecitas, si no le parece deje un comentario. Paz.

Nuestras consignas y denuncias abarcan la violencia en los hogares que es violencia de género, las diferencias en los salarios y los vacíos en la legislación, el acoso en las calles, las brechas en acceso a servicios de salud y educación en todos los niveles. También exigimos una libre y directa participación en los espacios de toma de decisión. Denunciamos la misoginia presentada en los medios de comunicación, la doble moral con que se toman decisiones sobre los cuerpos y sexualidad de las mujeres. Hay más, ahora no nos vamos a callar.

Estamos cansadas de la misma situación, queremos cambios, y faltarán años, pero estamos resistiendo y emancipándonos. También tenemos amor, porque en esta lucha lo bonito es reconocer los ojos y brazos de la persona que lucha con una. Escribir sobre este día es hacer un rápido análisis a los privilegios y a las necesidades. No pedimos mucho. Pedimos justicia, igualdad y equidad. Hoy más que nunca hay que luchar por la autonomía de las mujeres, deben ser escuchadas y atendidas sus necesidades.

Escribo pensando en esas mujeres de mi vida; en mamá, en mis hermanas, en mis tías y sus hijas, en mis compañeras de trabajo y salones, en socias políticas de izquierda, revolucionarias, putas y las que transgreden la diversidad, en lideresas comunitarias, en las niñas, adolescentes, jóvenas, adultas y ancianas, en mis ancestras, en las representantes dentro del Congreso, en las que han dado su voz y energía para exigir justicia y hacer de este mundo una munda más humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: