Método Kaizen

Hagamos como los japoneses (kai: cambio / zen: mejora)

¿Cuántas veces hemos iniciado un proyecto que no terminamos?

Todos hemos tenido dificultades al momento de querer hacer cambios en nuestra vida (abandonar viejos y/o malos hábitos, iniciar nuevas rutinas, hacer ejercicio, leer un libro, etc.), pero frecuentemente cedemos ante distracciones, nos ponemos obstáculos y fácilmente regresamos a nuestro estado de pasividad, y es que de nada sirve la planificación de un proyecto, si finalmente éste no se lleva a cabo. Aunque existan los planos y estén milimétricamente marcados, por más precisos que estos sean, lo que realmente importa es que la construcción sea un hecho.

¿Les ha sucedido algo similar? ¿Hay algo de sus vidas que les gustaría cambiar?

“El primer paso, es tener claro “eso” que les gustaría modificar”. Para lograrlo debemos identificar profundamente nuestros deseos, establecer metas, trazarnos objetivos y trabajar continuamente en ellos para alcanzarlos. Si nuestros sentimientos, pensamientos y acciones están interrelacionadas conseguiremos profunda armonía, y habremos dado inicio a un proceso de transformación.

No se trata de hacer la “nueva acción” de forma perfecta, se trata de CO-MEN-ZAR. El método Kaizen consiste en tomarse sesenta segundos del día para empezar hacer “esa nueva acción”, (esa es la segunda fase del método) sí se repite todos los días, la persistencia, el cumplimiento y la constancia harán que ese esfuerzo, se convierta en hábito. La invitación es para tomarse un minuto y hacer “eso” que venimos aplazando, salir a correr, montar bicicleta, leer algo que nos guste, llamar a alguien, no importa cual actividad se elija, lo transcendental consiste en arrancar.

Cuando empiecen  a gustarnos esos sesenta segundos, cuando los gocemos y saboreemos el tiempo nos parecerá muy corto, es allí donde sabremos que estamos preparados para la tercera fase del método, que consistirá en dedicarle más tiempo a “esa nueva acción” y de manera gradual el hábito tomará relevancia en nuestras vidas.

A nivel personal, el momento que determina si voy a montarme en la bicicleta una hora por la mañana, (un día determinado o no) es el instante después de estacionar el carro en mi lugar de trabajo. Ese preciso momento en el que decido bajarme del auto para hacer ejercicio (y no quedarme dentro del vehiculo durmiendo) es fundamental y es la chispa que necesito para encender y dar principio a una rutina mucho más saludable.

La clave del método Kaizen está en la perseverancia, la firmeza y la continuidad. Si logran concentrarse y no perder de vista los objetivos y las metas (sin importar lo que se interponga) tendrán éxito.  ¿Se animan a probar?

Cintillo de Opinión


  1. Estimado Licenciado, con respecto al método Kaisen, que desconocía por cierto, le comento que algunas de las cosas que tengo pendientes precisamente es eso de tener inciativa para iniciar rutinas de 60 segundos, gracias de antemano por la información.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: