¿El medio ambiente a quién le importa?

Preferimos centros comerciales y edificios de apartamentos para hacer una vida más cómoda y que sea accesible para una variedad de servicios que utilizamos.

Las grandes constructoras están talando una cantidad considerable de árboles parar construir viviendas o edificios y basta echar un vistazo sobre la ruta al pacifico a inmediaciones del kilómetro 21, es triste ver que un cerro grande y verde ahora disminuyó de tamaño y sólo está cubierto de tierra escarbada.

Siempre en esa misma ruta me llamó la atención un área llamada “Arboleda” preparada para construir tres restaurantes de comida rápida. No fue difícil adivinar de quiénes se trataba porque el rótulo de “próximamente” tenía las imágenes de hamburguesas, papas fritas, pollo y café. Lo curioso es que mientras te dicen “Arboleda” al mismo tiempo cortan los grandes cipreses para construir los restaurantes. El progreso está bien ¿pero hay que sacrificar los recursos naturales? y los alcaldes están orgullosos de autorizar estos proyectos.

En esa misma ruta y en el mismo kilometro en dirección hacia el sur, levantamos la vista hacia los cerros que están en el horizonte también observaremos el daño irreversible que ha sufrido la naturaleza, porque hay una empresa muy conocida por acabar con el paisaje verde y frondoso de Barcena en el municipio de Villa Nueva y Amatitlán.

¿Pero qué hacen las autoridades? Pues nada solo continúan basándose en sus reglamentos y autorizando la extracción para material de construcción. Tengo una pequeña luz que las constructoras a cambio de acabar con las montañas, tienen que reforestar en esas áreas siendo mínimo lo que se le devuelve a la naturaleza después del daño que se le hace.

Por más protesta de vecinos que reclaman sus recursos o que el agua se va a terminar, esto parece no importarle a nadie, ni siquiera a las organizaciones defensoras del medio ambiente que si bien han manifestado escasa preocupación por los afectados por las empresas mineras, también han hecho oído sordos en otros sectores donde la deforestación es inminente. No hay que ser un ambientalista para darse cuenta que esta situación tiene repercusiones que terminan en tragedia, por ejemplo en el Cambray en Santa Catarina Pinula.

Lo cierto es que mientras escribo estas líneas, muchas retroexcavadoras están hiriendo los cerros para fabricar cemento, construir autopistas, casas y edificios o desviando ríos. Así las cosas en el país de la eterna primavera.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: