Estúpido Cupido

Para no caer ni en el consumismo y el materialismo, procuremos romper con los protocolos y acabar con los rituales de este día.

El 14 de febrero es mundialmente conocido como el día en que se celebra “el amor y la amistad” “día de los enamorados” “día de san Valentín” y para los que les gusta leer en inglés o les encantan las extrañas y alienadas celebraciones extranjeras “St. Valentine‘s day”.

No tengo nada en contra del amor y sus distintas manifestaciones, no tengo nada en contra de la expresión de los afectos, pero a nivel personal, formo parte de la lista de escépticos que no conmemoran las “publicitadas y nefastas fechas comerciales” y me enorgullece afirmar que no necesito que el calendario me diga cuándo o no debo festejar.

Días como hoy, donde al parecer todo es rojo y rosado y revolotean pajaritos en el aire, el verdadero amor se devalúa, abundan los chocolates y se encarecen las flores. “Te quiero” “Te amo” “Me gustas” forman parte de una serie de trilladas frases, que pudieran parecer muy profundas… pero: ¿qué pasaría si el cariño fuese proporcional a la creatividad? dichas citas significarían poco o nada.

Qué triste debe de ser la vida de las personas que necesitan un día específico para celebrar el amor y la amistad. ¿Acaso no deberíamos de celebrar en todo momento, en cualquier lugar, y todos los días, la dicha de poder amar y contar con personas especiales en nuestras vidas? Yo a mi mamá le digo que la amo, cada vez que la veo. A mi papa no se lo digo verbalmente tan frecuente, pero intento demostrárselo siguiendo su ejemplo cada día de mi vida, tratando de ser la mejor versión de mí mismo, de igual manera con mis hermanos, sobrinas y amigos, y es que para mí, el amor se demuestra todos los días con simples acciones, con hechos, no con regalos.

En el caso del amor en pareja “ser felices para siempre” es el resultado de muchos cambios y la acertada resolución a una serie de situaciones desconocidas que se presentaran con el transcurrir del tiempo, la clave está en la aspiración de ambos para continuar unidos y seguir adelante en cada etapa, al final a familia sigue siendo el mejor escenario para desarrollar y construir valores donde el amor debe ser el ingrediente principal.


El verdadero amor no es algo que pretendamos sentir, sino es aquello que sin pretender lo sentimos. El amor no es un negocio. Viktor E. Frankl. neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la logoterapia dijo: “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.” Dejemos de ser comunes, corrientes, lineales y aburridos, no celebremos el “día de la falta de imaginación y la creatividad”, “del consumismo arbitrario”, no seamos parte de interpretaciones manipuladoras y superficiales del amor y la amistad.


Digamos no a esta nefasta fecha comercial.

¡Para celebrar el verdadero amor existen 364 días cada año!

Cintillo de Opinión

  1. El afecto, cariño y amor, debe demostrarse todo el tiempo. Bien Rousell.

    Le gusta a 2 personas

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: