Nuestra frustración

Siempre me he preguntado si en algún momento de mi vida podré ver a nuestra selección de futbol asistir a un mundial. Esta pregunta viene a mi mente desde que tenía unos 10 años y ya miraba por la televisión a ídolos como: Byron Pérez, Juan Carlos “El Pin Plata”, Memín Funes, Magua Dávila, Julio Girón y los hermanos Jorge y Julio Rodas entre otros buenos jugadores cuyas hazañas en las canchas me acompañaron y me dieron alegría durante toda mi adolescencia.

Es una vergüenza que por malos dirigentes nuestra selección nunca haya asistido a un mundial y que los equipos gasten exorbitantes sumas de dinero en contratar jugadores extranjeros restándole oportunidades a Guatemala para que asista a tan magno evento deportivo.
Da pena para nuestro país ver a jugadores de otros países centroamericanos que durante muchos años fueron inferiores a nuestro futbol, y que ya han asistido a un mundial y que defendieron con orgullo y garra los colores de su bandera.

Y es que por malas decisiones tomadas en el pasado departe de malos dirigentes de la Federación Nacional de Futbol (FEDEFUT) nos quedamos sin participar en las eliminatorias de Rusia 2018 y ahora corremos el riesgo de no participar en la Copa de Oro y estamos a poco de quedar fuera de la copa del mundo a realizarse en Qatar 2022.

Es una situación compleja ya que la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) basándose en la Ley Nacional para el Desarrollo de la Cultura Física y del Deporte, no acepta la reforma Estatutaria de la FIFA y la cual fue aprobada por la asamblea del futbol, lo que impide que se levante la suspensión a escala internacional. Después de exponerles lo anterior paso a lo siguiente: ¿Por qué no apoyar a otras disciplinas deportivas? (Si ya sabemos que es la eterna pregunta que todos nos hacemos) tenemos deportistas destacados y que han puesto en alto nuestra bandera.

Lamentablemente el futbol genera más ganancias para las empresas patrocinadoras por la cantidad de personas que disfrutan de los encuentros deportivos y a la FEDEFUT anualmente se le asignan Q5 millones.

Pero es una vergüenza que las autoridades que están a cargo de otras disciplinas deportivas no apoyen como debe de ser a nuestros atletas, vergüenza es que nuestro marchista Erick Barrondo se viera en la necesidad de intentar vender su medalla olímpica que gano en Londres en el 2012 para poder costear sus gastos y así continuar compitiendo a nivel internacional.

Recientemente el gimnasta Jorge Vega gano dos medallas; una de plata y otra de otro en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta que se realizaron en el 2017, también es de felicitar al ciclista Manuel Rodas quien puso en alto el nombre de Guatemala al ganar la 57 edición de la Vuelta Ciclística la cual se realizó en nuestro país y que no había sido ganada por ningún guatemalteco desde hace 17 años. Aplausos para esos hombres y mujeres atletas que ponen en alto el nombre de nuestro país.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: