Cruda Realidad: Los niños de la calle

Escribir un cuento sobre algo real no es fácil. Como me lo contaron lo cuento.
Hablar de la calle es hablar de avenidas también, es hablar de algo que sucede en cualquier lugar, de todos los barrios, colonias, caseríos, aldeas, municipios, departamentos, países y que sucede en todos los continentes del mundo.
Innumerables niños nacen todos los días, que por muchas razones su destino será las calles.
La desintegración familiar, cualquiera que sea el motivo, la pobreza el hambre, el desempleo y sobre todo las malas políticas gubernamentales, la falta de medicinas, nada es pretexto, es una realidad, los niños terminan en las calles.
Unos trabajando a temprana edad, para satisfacer vicios de otros.
Niños que debían estar estudiando terminan vagando por las calles.
Unos pidiendo dinero en los semáforos.
Otros recogiendo basura, algunos para reciclar o encontrar algo que les sirva para jugar o para comer.
Una cruda realidad, más que un cuento, niños que duermen en los atrios de un portal o una catedral resultan violados sin que nadie pueda hacer algo por ellos.
Niñas abusadas y pasando a ser parte de la trata de menores.
Otros tratando de rehabilitarse y otros convirtiéndose en los futuros delincuentes de su patria.
Niños usados para asesinar, víctimas de las maras o fieles seguidores de las mismas, usados para la extorción.
Otros pequeños de la calle atrapados para ser descuartizados y sus miembros y órganos vendidos para salvar la vida de otros niños ricos del extranjero.
Es allí donde aparece Walter con un nombre alemán pero hijo de indígenas, nace en una aldea del quiche en la zona norte de Guatemala. La guerra entre el ejército y la guerrilla le dejaron huérfano y solitario en un país convulsionado.
Walter de la noche a la mañana vio morir a sus padres en una masacre, quedo sin familia sin casa y sin amigos, el terror de su aldea lo hizo huir a las montañas y luego a la hermosa capital.
Dormía en la estación del tren bajo las patas del caballo de Justo Rufino Barrios, el verdadero, el que habita en ahora en la reforma.
Dormía en cartones viejos empapados por los orines de los pordioseros, nadie se le acercaba mucho, pues dormía con un machete que le heredo don Pedro, su padre.
El vio como los bolos, violaban a las bolas y los otros bolos.
Vio como niños se convertían en homosexuales.
A veces no podía dormir por los gritos de niños endemoniados alucinando bajo efectos del pegamento, pero el siempre sobrio recordando los principios religiosos de su madre doña conchita.
Se levantaba muy temprano a lustrar zapatos, un jugo de naranja era siempre su desayuno. Por la tarde iba a la escuela y sus cuadernos eran su almohada.
Al pasar los días alquiló un cuartito en la línea del tren en Gerona junto a los cientos de prostitutas viejas y arruinadas pero junto ellas se sentía seguro, pero tan seguro que se enamoró de una de ellas, a quien se entregó para siempre y ahora es la madre de sus hijos.
Empezó a venderles panes con frijol y crema y así empezó un negocio.
Puso un comedor y repartía desayunos almuerzos y cenas a los niños de la calle.
Estudió en el Aqueche y luego se graduó en la escuela de Comercio.
Consiguió un trabajo en una aseguradora y llego a ser un gerente.
Terminó sus estudios de agronomía en la universidad de San Carlos de Guatemala.
Luego regreso a su tierra natal donde recuperó la tierra de sus padres, ahora se dedica a la siembra de granos básicos y además al cuidado de las abejas que le proveen de miel pero algo de admirar, es que nunca olvida a los niños de la calle, hace tantas cosas para ayudarlos.
Lo importante es que Walter se convirtió en un hombre de bien, nunca olvida su .pasado, hoy tiene un hogar ejemplar.
Las adversidades de la vida lo impulsaron a ser lo que hoy es, vive en una casa humilde de campo y nada le falta tiene una esposa preciosa, ella se llama Teodora y dos niños hermosos, Pedrito y conchita igual que sus progenitores.
Su lema es:” mis hijos nunca vivirán en la calle, ellos serán personas de bien….”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: