La columna de hoy surgió por una conversación que tuve con mi esposa, me dijo “me gustaba cuando éramos novios porque me invitabas a mis gustos”, bueno, le dije, antes podía porque era dueño de mi fuerza de trabajo, ahora tengo que pagar los gastos de la casa y los de la familia en general, como no dispongo
de mayor fuerza o tiempo, hay cosas que tenemos que saber manejar.
Cuando digo “ser dueño de mi fuerza de trabajo” me refiero a que dispongo en la totalidad del beneficio que genera, igualmente si soy asalariado o pequeño comerciante, mi fuerza generará una cantidad limitada de beneficio.

En la familia tradicional en donde sólo el papá trabaja, se tiene que entender la división del trabajo, la mamá se encarga del hogar y el papá de llevar el dinero, pero ese dinero no es suyo propiamente, es de la familia, aunque a él se lo pagan y él haga el trabajo, en la casa la mamá está haciendo la otra parte del trabajo
para que él pueda recibir esa cantidad de dinero para el sustento de la familia.

Esa es una parte del gran problema que existe en torno a la mujer, la parte que ella hace no es remunerada propiamente, pero en general sí, porque el esposo
recibe y distribuye el pago para los compromisos del hogar, que incluye la casa, el vestuario, la comida y otros gastos no solo de los hijos, sino también de la esposa.
Esa es la teoría, porque el hombre dice que el dinero es suyo, que él se lo gana con su esfuerzo, entonces solo cubre lo básico en el hogar y del resto él puede disponer como más le convenga, por eso se dice que la mujer no obtiene remuneración quedándose en casa, pero todo depende de las condiciones del
matrimonio.

La mamá y la mujer en general tienen absolutamente todos los derechos igual que el hombre, pero como lo estableció la división del trabajo natural, ella tiene que atender a los hijos, pero no quiere decir que no pueda o deba capacitarse, así
cuando los hijos tengan suficiente edad, ella pueda trabajar.

Cuando nos casamos, todos sabemos el compromiso y las obligaciones que estamos adquiriendo, el trabajo de la mamá es la educación, supervisión y
corrección de los hijos es indispensable, pero si en un hogar no hay mamá que cumpla con ese rol, se reflejará en la sociedad.

Actualmente en nuestro país se vive una ola de destrucción, no hay valores, los jóvenes no reconocen autoridad alguna y sólo queda aguantarnos, porque a ellos
no hubo quien los corrigiera o pertenecen a una familia disfuncional, por eso debemos de ser responsables, si escogimos tener familia, primero les respondemos a ellos y después ya puedo tener gustos de individuo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: