Ni se te ocurra darte por vencido

Un mes ha pasado desde que inició un nuevo año y seguramente el mismo tiempo desde que nos trazamos metas y objetivos para el 2018.

En definitiva, no fue mala idea y menos un tiempo malgastado. Es totalmente comprensible y lógico que nosotros deseemos ser mejores personas, está en nuestra naturaleza humana el querer ser siempre mejores y superarnos a nosotros mismos.

Si eres de aquellos que ya han logrado o van bien encaminados con sus “propósitos de año nuevo”, mereces mi admiración, te doy mis felicitaciones y te exhorto a seguir adelante. Si en cambio tu eres de las personas que les cuesta un poco más, hoy quiero dedicarte este espacio para animarte e invitarte a que examines tus metas y te llenes de nuevo de entusiasmo.

En lo personal, en diferentes etapas de mi vida, he trazado mis propios objetivos y en varias ocasiones he fallado lo que me propuse. Es claro que no soy la única, en realidad todas las personas hemos experimentado el fracaso en diferentes ámbitos y circunstancias. Entonces, ¿Qué define el éxito o el fracaso?

Primero quisiera aclarar que lo que para algunos es éxito, para otros probablemente no lo sea. Alguna vez un amigo hizo que pusiera en perspectiva el éxito. Me lanzó una pregunta: ¿Qué tal si una persona decidió vivir de una forma sencilla y sin lujos?. Ambos concluimos que aunque el estereotipo diga que el dinero, la fama y los bienes son sinónimo de éxito, al final no lo define y tampoco es su recompensa.

Probablemente para tí tu prioridad sean tus estudios y te hayas trazado una meta afín a eso. Talvez tu área débil sea pasar tiempo con tu familia y decidiste este año compartir más tus ratos libres con ellos. Puede que tu objetivo sea más personal y quieres cambiar un mal hábito que practicas por años. Por muy descabellado que parezca para nosotros el objetivo de alguien más, para él es importante y lo hará mejor persona según sus estándares.

Ahora bien, crear un hábito nuevo o formar una disciplina, no es nada sencillo. Es comparable con el ejercicio de un músculo de nuestro cuerpo: al principio es muy complicado e incluso el músculo se resiente; luego te acostumbras y eres constante; al final se convierte en algo en lo que eres bueno y es parte de tu vida y tu personalidad.

Por eso si te fijaste objetivos para este año, déjame decirte que eres alguien visionario; pero ahora, esfuérzate por alcanzarlos y haz la diferencia. Está bien que hayas fallado una, dos o cuantas veces sean necesarias para alcanzar tu propósito, lo importante es ser perseverante y no perder la esperanza de que puedes lograrlo.

Otra característica importante para alcanzar tus metas es ponerles una fecha límite para realizarlos. Si tu meta es de largo plazo, trata de dividirla en metas a corto plazo que vayas alcanzando periódicamente, como si se tratara de pasos previos que estás haciendo para llegar a la meta más lejana.

Se ha comprobado que la mente tiene un poder asombroso, asegúrate de mantenerla ocupada con pensamientos de ánimo y no de derrota, saturada de nuevos planes para alcanzar tus objetivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: