“Una divina comedia”.

Mientras los guatemaltecos nos entretenemos con los lujos que se da nuestro Presidente de la República, a quien al parecer no le alcanza su pinche salario, que por cierto es el mejor que puede tener un mandatario en América Latina, la danza de la muerte sigue haciendo de las suyas, el turno esta vez, fue para el ex magistrado a la Corte Suprema de Justica, José Arturo Sierra González.

La información en horas de la tarde aún era confusa, los medios de comunicación radiales apenas daban ciertos datos recabados en el lugar de la escena del crimen, un sector de la zona 11 de la ciudad capital por donde el también ex catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Carlos de Guatemala, circulaba en su automóvil.

Como guatemaltecos no tan comunes y no tan corrientes, debemos repudiar este y cualquier acto de violencia que ocurre en el país, claro que cuando se trata de un personaje de la vida política y social, las alarmas se disparan en extremis, pero debiera ser igual cuando muere a causa de la violencia, la desnutrición o indiferencia, cualquier hijo de vecino.

Lamentable que las acciones sangrientas sigan enlutando a miles de familias y lo peor del caso, es que nos hemos vuelto indiferentes ante esta tragedia, pareciera que morir en Guatemala a manos del crimen organizado y no tan organizado, es algo propio de nuestra cultura salvaje implantada desde tiempos de la colonia y alimentada con odio y sed de venganza en los más de 36 años que duró el conflicto armado interno.

Da tristeza ver como desde el gobierno central se propicie esa política de indiferencia hacia un problema que de debiera ser prioridad, curiosamente el atentado contra el ex magistrado Sierra ocurre el mismo día que el mandatario Jimmy Morales acepta la renuncia del que hasta hace pocas horas, era sin duda alguna, el mejor ministro que le quedaba en su gabinete, el de Gobernación, Francisco Rivas y sus viceministros.

Si el respeto a la vida y velar por la seguridad de los guatemaltecos le importa un comino al mandatario Morales, porqué nos extrañamos que no tenga la humildad de la que presume para sacar de su bolsa y devolver el dinero que la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS), ha gastado en su alimentación y uno que otro gustito.

Insisto en que condenable la pérdida de personas que han dedicado su vida a la Academia y la administración de Justicia, pero también es repudiable que sigan muriendo diariamente guatemaltecos en los buses urbanos y extraurbanos, niños por desnutrición o sencillamente porque sus padres no tienen más de un dólar al día para llevar pan a su mesa.

Mientras tanto, en la galaxia del Presidente Jimmy Morales, todo parece ser una “divina comedia”.

Cintillo de Opinión

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: