Las faldas y las clases

Este en un mini relato, queja y opinión.
Hace años llegué a la Universidad San Carlos de Guatemala (USAC), metafóricamente puedo decir que me quite la falda que usé por más de cinco años e inicié a estudiar con pantalón.
Hago referencia a esto; ya que el código tradicional e impuesto establece que las mujeres deben usar falda y los hombres pantalón. Claro, esto ha ido cambiando; sin embargo la falda es importante en estas letras, vea porque: en toda la carrera intermedia se usó falda y en una ocasión a una amiga la agredió (le metió mano) un hombre solo por ser mujer y usar falda, su justificación fué que el uso de esa ropa lo provocó.
Si continúa leyendo y le indignó esto, de seguro lo que viene le removerá el intestino.
Si hasta ahora la falda era la excusa del acoso y violencia a la mujer ¿Por qué cuando llegue a la universidad esto no cambio del todo?
Muchas mujeres que logran acceder a educación superior lo que menos desean es ser víctimas de acoso y violencia por sus compañeros, desconocidos, catedráticos o autoridades de las unidades académicas.
Y antes de cualquier cosa debo decir que no solo las mujeres son víctimas, hay casos en que los hombres son afectados; sin embargo la forma de violentar, los casos reportados o los pocos que se permiten identificar demuestran que son las mujeres las más vulnerables, su principal victimario es un hombre. Aquí la falda ni siquiera aparece.
Entonces ¿Hay acoso y violencia en la universidad?
Uno de los primeros volantes que vi en los baños de la USAC fué “si eres víctima de acoso sexual, denuncia” esto claramente puede evidenciar que si ocurre, y más de lo que imaginamos.
“¿Por qué no se habla?”
Hablando con algunas compañera sobre las experiencias gratas y no tan gratas en sus inicios en la Tricentenaria fué recordar momentos incómodos o malos entendidos que se propiciaron de los catedráticos hacia ellas. Por favor no digan que son exageradas y cualquier comentario bonito se mal entendió.
Hagan el ejercicio, pregunte a una mujer si se ha visto en una situación similar
¿Han sido acosada?
¿Por quién?
¿Por qué?
Muchas mujeres vivimos o viven daños a su integridad, en ocasiones no se habla porque la otra parte “goza” de un poder por encima de la víctima. Y es más fácil quedarse calladas para no tener inconvenientes y repercusiones.
¡Horrible!
Es necesario que la universidad brinde espacios seguros para toda la comunidad educativa. Una tarea a impulsar por las unidades académicas deben ser implementar la Política y Plan de Equidad de Género, para visibilizar las problemáticas y postular acciones que den respuesta integral, inmediatas e institucionales.
El propiciar espacios de diálogo e información puede contribuir a que esta problemática se erradique; así como la sensibilización a los cuerpos docentes para desnaturalizar estos hechos nocivos.
Por ahora me alegra que en la Escuela de Ciencias de la Comunicación (ECC) se invite a aportar. Sin duda con trabajo y coordinación entre directivos y estudiantes se podrá construir propuestas sólidas que impacten y trasciendan.
Bienvenidas y bienvenidos a la ECC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: