Mientras el pueblo grita “FUERA JO” la dictadura dice “PA DENTRO ES QUE VA”.

Existe mucha similitud en la estructura gubernamental de la mayoría de los países latinoamericanos y Honduras no es la excepción.
En el hermano país catracho los rasgos históricos son muy parecidos a los de Guatemala. Los hondureños fueron invadidos por los españoles y el lugar al que llegaron primero fue la isla de Guanaja y Utila, pese a sus arrecifes, corales, delfines y playas hermosas estas son propiedad de italianos, franceses y hasta los mandatarios guatemaltecos que por sus compras ilícitas en Roatan hoy están en prisión.
Pero lo triste de todo es que los habitantes de estas bellas islas, viven en la miseria en su mayoría.
El estado de derecho ciudadano y la constitución de la república son violados constantemente de tal forma que el actual presidente cambio algunos artículos para optar por la reelección.
En las dos últimas elecciones estas terminaron con dos fraudes. Y si a esto le agregamos el anterior golpe de estado, un gobierno transitorio que dejo las urnas vacías y el siguiente que se dedicó únicamente a tratar de ser aceptado en la ONU. Solo han traído crisis al pueblo catracho.
Se considera que el gobierno de honduras es uno de los más corruptos a nivel mundial.
Actualmente los últimos acontecimientos han terminado en hechos violentos, en enfrentamientos que han dejado luto a las familias hondureñas.
Los negocios han sido saqueados incluso por policías que fueron grabados con celulares y los videos fueron subidos a las redes sociales, no se puede hablar de seguridad porque no la hay.
La terquedad del mandatario Juan Orlando, está enfocada en la perpetuación de un poder en contra de la voluntad popular y con un cinismo descarado dice que gobernara 12 años más
Las carreteras están en malas condiciones, los peajes están destruidos. Políticos son acusados de tener nexos con el narcotráfico y algunos han sido desposeídos de bienes mal habidos, algunos hasta han sido extraditados para ser juzgados por el gobierno de Estados Unidos acusados de lavado de dinero.
La educación es pésima, los alumnos asisten a clases si muchos 150 días al año y las cátedras empiezan hasta febrero, el magisterio pasa constantemente en huelgas a pesar de ser los mejores asalariados.
El salario mínimo esta por los suelos, el lempira esta devaluado y su poder adquisitivo es uno de los más bajos de américa latina.
La canasta básica tiene un costo tan alto que los Hondureños no pueden satisfacerla, la privatización de los servicios públicos a elevado sus costos y mucha gente no cuenta con los mismos por mora en sus pagos.
No esta demás agregar que la proliferación de las maras ha alcanzado datos estadísticos nunca vistos, los asesinatos a causa de la extorción aumentan cada día. Los índices de enfermos de Sida son increíbles y se considera a San Pedro Sula como la capital del Sida.
Los derechos humanos solo han contribuido a defender delincuentes, la trata de menores se incrementa al igual que el homosexualismo. El panorama que se vislumbra no es nada bueno.
El incremento de las maquilas provee trabajo depauperizante y de explotación para los trabajadores que en su mayoría son madres solteras.
Constantemente los trabajadores se quejan de acosos por parte de sus jefes, coreanos, filipinos, chinos y extranjeros. La desintegración familiar es evidente y como consecuencia la sociedad carece de familias estables.
El desempleo ha alcanzado índices exorbitantes y con ello el aumento constante de la violencia, la delincuencia y el aumento de cárceles de máxima seguridad conocidas como los pozos parece ser la única preocupación del gobierno actual.
Mientras el pueblo grita “FUERA JO” la dictadura actual dice “PA DENTRO ES QUE VA”.
Esto es lo que más se escucha por todas partes ahora en Honduras.
El gobierno prepara los actos para imponer la continuidad de su poder mientras la oposición prepara huelgas y tomas de carreteras no quieren que el mandatario se reelija nuevamente.
Qué difícil es la situación de los hermanos catrachos, reprimidos por la fuerza y las armas del ejército y la policía. A pesar de ser un pueblo unido esto no es suficiente, la impotencia es manifiesta ante la fuerza extrema.
Esta es la realidad de un pueblo que cada día es más pobre, es difícil entender como en un país tan rico vive tanto pobre junto.
Como es posible que un ejército y una policía se presten para defender los intereses de unas pocas familias poderosas, dueños de los medios de producción y medios de comunicación que solo mal informan al pueblo hondureño.
Como es posible que estas familias estén llenas de avaricia y se ocupen a dar migajas a un pueblo empobrecido. Pero así es la situación de la mayoría de los países latinoamericanos, ese es el fruto del capitalismo, que solo incrementa un antagonismo entre las clases sociales.
Honduras necesita un cambio urgente. Si las leyes son implantadas por dictadores, el pueblo debe luchar unido para cambiarlas.
Id y aprendamos de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: