Un Colegio de Humanidades, Inhumano.

Sin duda alguna la tecnología y la informática llegaron para quedarse y ayudarnos, no solo a comunicarnos mejor sino a facilitar algunos procedimientos, los avances en la industria, la medicina, y las telecomunicaciones, no fueran posibles sin el aporte tecnológico necesario. Ante el auge al respecto, a los mortales no nos queda más que subirnos a dicho barco.

En Guatemala, son muchas las instituciones públicas y privadas que han sabido aprovechar correctamente el beneficio que brindan estos recursos, de esa cuenta, entidades bancarias ofrecen ahora acceso a Banca en Línea desde un ordenador y aplicaciones específicas para teléfonos inteligentes, por mencionar un ejemplo.

El sector público, tampoco se queda atrás, instituciones como la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), El Registro Nacional de las Personas (RENAP), la Contraloría General de Cuentas (CGC), y hasta el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), prestan algunos de sus servicios en línea, evitando con esto la pérdida de tiempo y dinero a los usuarios.

Lamentablemente, no todo es color de rosa y está el otro lado de la moneda, aquellas dependencias que aún no logran hacer buen uso de la tecnología en beneficio de sus clientes, una muestra reciente es lo que sucede en el Colegio de Humanidades cada inicio de año, a donde acuden miles de agremiados en búsqueda de una “simple” Constancia de Colegiado Activo.

IMG-1674

Vista general, la cola el lunes pasado.

“Estoy acá desde las ocho de la mañana, vengo de Jalapa, no he desayunado y para colmo me estoy muriendo de frío”, me comentó un paisano el pasado lunes cuando hice mi primer intento por agenciarme del preciado documento. “Es el colmo que en el Colegio de Humanidades, se nos trate como inhumanos”, agregó.

En la cola, sin exagerar, conté no más de 300 personas; esperé 20 minutos y la misma no se movió ni un metro, me acerqué a las ventanillas y funcionaban las mismas dos que por años han sido instaladas en “la galera” que le ha sido asignada a dicha entidad en el Complejo donde funcionan varios entes gremiales de la misma naturaleza, en la zona 15 de la Ciudad Capital.

Después de tomar la foto respectiva, me retiré para regresar dos días después, la historia era la misma y un poco peor, la fila de colegiados era casi el doble de la que encontré en mi primera visita, los murmullos quejosos y los gestos de frustración y enojo abundaban entre los presentes.

Es lamentable que a estas alturas, dicho colegio no haya descentralizado sus servicios y que no hagan uso de la informática y la tecnología para hacer fácil y rápido sus procedimientos, por algo es uno, o el peor calificado, a pesar que por recursos no se pueden quejar, aparte de lo que gastan en dos fiestas al año (mal organizadas por cierto), y uno que otro curso o seminario, seguramente en sus arcas hay dinero, al menos para atender este problema.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: