La lógica subyacente en los procesos simbólicos

Por: Freddy Poroj

Existe un método que estudia las formas o bien, la sucesión de los hechos que se van realizando de manera coherente y que además sirve para regir el conocimiento humano, el cual es infalible de contradicciones. Como ciencia, también puede contener un carácter formal y por sus leyes, se ha vinculado a la matemática; me refiero precisamente a la lógica.

En la cultura délfica, Aristóteles es considerado como el creador de ésta y su importancia en la filosofía, tiene valor por los principios de demostración y deducción mediante la edificación de lenguajes formales (lógica formal) con el soporte de la semántica y morfología; pero también al momento de hacer una distinción del razonamiento correcto del incorrecto (lógica informal). En la vida cotidiana utilizamos en nuestro léxico dicho término o bien significante, cuando nos referimos a que algo debe ser o fue de una u otra forma, porque es o era lo de esperarse, lo obvio.

logica2

Al adaptarlo en semiótica, la lógica recoge la concepción pragmática del significado, ya que es una especie de concepto que funciona como regla para expresar qué tipo de operación semiósica se necesitará para conducir a determinadas acciones como producto de la decodificación. Deledalle, explica que el signo es lo que hace, y lo que hace es su significación, lo cual tiene sentido…tiene lógica. Incluso un reconocido letrado de Norteamérica considerado lógico-matemático (C. S. Peirce), quien incursionó en dicha ciencia de la comunicación, por cierto refutado por varios semiólogos entre ellos Umberto Eco; explicaba que la relación de los signos con los objetos como función icónica, hacía referencia a las funciones indexiales (índices) que permitían una especie de comunicación y razonamiento, es decir, lo simbólico.

¿Y lo subyacente?, en términos literales puede considerarse como lo contrario de lo obvio, para Barthes lo obtuso, es decir, aquellos significados que no son fáciles de identificar porque la lógica no lo permite a la primera impresión. Es necesario entender que dentro de cada proceso simbólico y argumentativo habrá un pensamiento inferencial que lo interpretará, porque está “debajo de”, o sea, no literal. La temporalidad por ejemplo, funciona como una estructura óntica del mundo de las cosas reales a la cual, se le añade la causalidad, es decir, los efectos (respuestas) que los símbolos interpretados en los distintos procesos de comunicación, provocarán en nosotros como receptores, ya que estos exigen percepción, educación y adaptación; lo que a su vez implica un involucramiento social.

ojo-cerebro.jpg

Tenemos pues la capacidad de reconocer o entender algo, conforme nuestra lógica, gracias a la inferencia pragmática que nos recuerda que todo lo que tiene valor, tiene su contravalor, por ejemplo: al valor conveniente se le contrapone lo inconveniente; a lo bueno lo malo, a la vida la muerte, entre otros. He aquí uno de los principios teóricos que la semiología nos plantea para comprender el estudio de los códigos, ya que estos encierran cantidades de símbolos: no hay significado si no es en la diferencia.

IMG_20171231_145300_067.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: