El retorno

La típica tradición de limpiar nuestro entorno, desechar todo lo viejo o negativo para iniciar un nuevo ciclo debería ser más allá de solo lo material, debería ser algo más interno. Al estar atrapados en un sistema tan inútil y con muy pocos espacios de fuga, una fuerte herramienta para no hundirse es, ser racional no solo operativa sino en conciencia. La cuestión de la conciencia es redundante en mis columnas, pero es tan importante.

La mayor parte de las personas carecen de conciencia intelectual, (Nietzsche, 1882).

Ni siquiera debería tratarse de ciclos rutinarios. Nuestro sistema es tan triste desde un punto de vista amplio y frío, nos obliga toda nuestra vida a estar atados a él para poder subsistir, nos educan para ello; la cotidianeidad que impone nos da de comer… al menos a las mayorías.

Ahora regresando al tema que quiero tratar en este texto, después de algunas semanas de no escribir o hacerlo sobre temas triviales; quiero recordarles un evento importante este año para nuestra Universidad de San Carlos de Guatemala: “la elección de un nuevo rector”. Creo que a estas alturas la mayoría conoce a los candidatos y sabemos que son los mismos de varias elecciones atrás.

Hasta el momento ninguno de los tres (Murphy Paiz, Hada Alvarado y Carlos Sierra) y el tentativo cuarto (Carlos Cerezo, el actual rector) tiene un plan de trabajo, solo han presentado palabrerío puramente del discurso político. Las típicas estrategias de campaña en las que tenemos que “confiar” y esperar a que cumplan con lo que la USAC necesita: mejorar la seguridad, los parqueos, una estrategia para la salida y entrada de vehículos para evitar las colas interminables que se forman, las reformas, transparencia en las gestiones, que las unidades no facultativas tengan derecho a votar.

No ser una facultad no debería quitarnos nuestro derecho a decidir quién administrará este pequeño gobierno universitario.

El ser estudiantes legalmente inscritos nos integra y somos parte de este lugar, nos interesa que funcione bien y satisfaga las necesidades de todos. A solo dos meses de las elecciones no tener un plan de trabajo concreto vuelve inciertas sus propuestas verbales. Además, qué podemos esperar de personajes similares, desesperados por tener su turno en la rectoría, debemos cuestionarnos profundamente si en realidad lograrán algún cambio positivo. Todo lo que han hecho hasta ahora no es confiable.

En este país es costumbre reaccionar hasta que ocurre alguna calamidad, mientras eso no suceda nada importa, no se acostumbra a tener un plan de contingencia. Igualmente esperemos positivos que este nuevo ciclo para la Universidad no se convierta en un eterno retorno decadente, de repetir acciones antiguas disfrazadas de novedad. Es una lástima que nosotros los estudiantes que “no tenemos derecho a voto”, tenemos que esperar a que los cuerpos electorales tomen una buena decisión.

Mientras tanto no debemos ser poseídos por el encanto de propuestas vacías y exigir lo que nos corresponde y necesitamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: