Arrancando con buen pie

Inicia un nuevo año y los guatemaltecos constantemente tendemos a renovar intenciones, tanto personales como labores e incluso estudiantiles, que nos permitan la superación personal y familiar.

El final del año nos permite tener un mejor ambiente, pensamientos y sin faltar los sentimientos y la forma en la que interpretamos lo que nos ha sucedido en el año, esto llega a determinar  si lo que hemos realizado durante los 365 días tiene o no un auténtico sentido para nuestra vida.

Las  metas y objetivos, son el camino que deseamos recorrer para realizarnos y aunque creamos estar orientados, ninguna vida deja de tener esos diversos eventos que construyen expresiones del amor y en el ámbito laboral, nos permite tener mejores expectativas para ir mejorando nuestra calidad de vida y hacer planes a futuro no muy lejano.

Para los que han perdido un ser querido, es momento para recordar no solo el dolor, sino los buenos momentos compartidos con esa persona o ser, eso sin lugar a dudas es inevitable, pero nos ayuda a ser más fuertes cada día.

La rutina que tenemos es un factor que puede afectar nuestra calidad de vida, debido a que si siempre hacemos lo mismo, muchas de esas cosas dejarán de tener significado especial y llegarán a limitarnos a desarrollar lo que deseamos para nuestro bienestar.

Debemos recordar que este nuevo año que inicia, es indispensable que no nos neguemos al cambio, tomando en cuenta nuestra salud emocional, psicológica y espiritual y no ponerlas en  riesgo.

Es indispensable también tender la mano a cualquier persona o amigo que lo necesite. No seamos egoistas y demos un poco de lo que tenemos. Y no hablo precisamente de dinero, hablo de apoyo moral, espiritual y hermandad, que tanto nos hace falta en esta sociedad. Vivamos en calma, paz y armonía.

Enfrentemos, aceptemos y generemos cambios en nosotros mismos y como repercusión en la sociedad en la que nos desarrollamos. Retomemos el camino para la realización. Perdonemos y preparémonos para los cambios venideros positivos, para tener un año próspero.

Veamos la vida como una cinta cinematográfica, donde analicemos qué papel queremos jugar en ella, si espectadores o los verdaderos protagonistas, dejemos de ser simples espectadores que pagan por tener una buena butaca, seamos agentes de cambio para bien e involucrémonos cada día en las cosas que harán de nuestro país una mejor nación.

Dejemos de quejarnos y angustiarnos, seamos valientes y enfrentemos la vida. Logremos la felicidad. Produzcamos cambios. Recordemos que las cosas negativas solo harán que retrocedamos.

Mis mejores deseos para este nuevo ciclo tanto escolar como laboral y como siempre, la amistad y el apoyo fraterno siempre estará presente en mi persona para todo aquel que muy amablemente lee estas líneas.

Un abrazo fraterno en este inicio del 2018.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: