Armadura de esperanza

¿Se puede resumir este 2017 con una palabra? Eso depende de cada quien y qué sorpresas le haya dado cada día hasta llegar al 365. Individualmente, todos damos una versión diferente del año que está terminando. A nivel nacional estos 12 meses dejaron un paisaje desolador; oscuridad y niebla espesa parecen intentar que veamos una realidad distorsionada. Han ocurrido episodios que dejan a una Guatemala mucho más lastimada.

Para empezar, un hecho que marcó la historia del país es la tragedia ocurrida en Hogar Seguro Virgen de la Asunción en una fecha especial para nosotras: 08 de marzo. 56 niñas encerradas en un salón vivieron un verdadero infierno durante el incendio que dejó a 41 menores sin vida y 15 con heridas que quizá las acompañen por el resto de su existencia.

Luego, las comentadas acciones del Presidente con su No Grato a Velásquez, sus desapariciones misteriosas que han durado hasta 45 días y su actitud evasiva al dar conferencias de prensa, entre otros disparates.

Otros acontecimientos que revolucionaron al país fue lo ocurrido el 15 de septiembre con la prohibición de desfiles y el Paro Nacional 20S (20 de septiembre) al que acudieron de acuerdo con la Procuraduría de los Derechos humanos, hasta 125 mil personas para exigir la renuncia del mandatario Morales y de 107 diputados. Estos últimos por la aprobación de dos decretos para invalidar 400 delitos y alimentar la corrupción.

Poco tiempo después, los reflectores iluminaron al alcalde capitalino Arzú, debido a un antejuicio por financiamiento electoral. Y finalmente, la guinda del pastel: el traslado de la Embajada de Guatemala de Tel Avid a Jerusalén, imitando el actuar de Estados Unidos. ¡Vaya! Tanto por mencionar.

Es menester que ante toda la locura que nos rodea mantengamos la calma. Debemos estar preparados y armarnos de esperanza, puesto que el panorama para el próximo 2018 no es optimista.

Obligatorio es que fijemos metas y plazos para cumplirlas, nos organicemos y busquemos pasatiempos que contribuyan a nuestro crecimiento intelectual, físico y espiritual. Pase lo que pase en nuestro país, debemos seguir adelante haciendo la diferencia y cumpliendo nuestras metas para crecer como personas y contribuir al desarrollo de Guatemala.

La fuerza la creamos nosotros con nuestras buenas acciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: