A propósito de la Solemnidad de la Navidad y las fiestas de fin de año

Cuando se llegan las fiestas de fin de año, deben ser motivo de unión en la familia, los cristianos católicos celebramos la Navidad, fecha especial en que conmemoramos el Nacimiento del Hijo de Dios. Algunos dicen que Jesús no nació en Diciembre y pueda que tengan razón, la Iglesia cristianizó la celebración pagana del “sol naciente”, y propuso celebrar el Nacimiento del “Sol de Justicia”, como llamó Zacarías a Jesús, presente aún en el vientre de la Virgen María, cuando nació San Juan Bautista y a su padre le fue soltada la lengua, luego de haber quedado mudo al no haber creído en las palabras del Arcángel San Gabriel.

Me gusta referirme a estos términos, porque muchos “católicos” no conocen siquiera lo que celebran, algunos otros “no católicos” nos critican sin sentido y creo que es necesario poder conocer un poco para poder dar una opinión objetiva o al menos respetar, las creencias y celebraciones de otros.

Una persona tenía la costumbre que cada 3 de Mayo celebraba el día del Albañil en la Conmemoración de la Santa Cruz; para esa fiesta había de todo en aquel departamento: Comida, bebidas alcohólicas y un sin fin de grupos musicales que ambientaban aquella celebración, dónde se permitían muchos festejados llegar y pasarla de lo lindo. Sin embargo con el paso de los años fueron habiendo muchos problemas en torno a aquella celebración: Escándalos en la via pública, excesos de alcohol que dejaba a muchas personas tiradas por la calle presa de la borrachera; incluso en alguna ocasión hubo trifulcas entre los participantes. Pocos años después el señor que patrocinaba dicha celebración se hizo cristiano evangélico y se acabó la celebración como tal. Hizo la propuesta de seguir celebrando el día del albañil, solo que esta vez ya no habría bebidas alcohólicas ni música bailable; sino solamente comida, actividades deportivas y una marimba en vivo.

La celebración volvió a ser hermosa. Todos llegaban y compartían. Si alguien quería ingerir una su cerveza o bebida fermentada, tenía prohibido hacerlo en la fiesta por pedido del anfitrión y respeto a los participantes. Si alguien lo queria hacer, podía hacerlo al terminar la fiesta o fuera de la misma.

Cuando llega Navidad, muchos critican que es una fiesta pagana. Exceso de alcohol, imprudencia en las carreteras; exceso de quema de pólvora, consumismo y mucha publicidad. Como decia un sacerdote salesiano: “Hay de todo menos de Jesús”. Muchos han suplantado al Niño del Pesebre, por el señor bonachón, de traje rojo y barba blanca. A los niños ya no les hace ilusión el nacimiento del Niño Dios. Tuve la oportunidad de celebrar la Navidad en North Hollywood el año pasado y me daba cuenta con tristeza, que cuando hice el Nacimiento en mi casa, algunos niños vecinos no sabían quien era el “Niño”, pero sí sabían identificar quién era Santa Claus.

Nos suele pasar entonces como al señor de la fiesta. El sigue promoviendo su fiesta como debe ser. Pero que los allegados quieran celebrarla de otra forma esa ya no es su responsabilidad. No se puede acusar a la Iglesia de que ella promueve celebraciones paganas, si quienes paganizamos la celebración somos nosotros. Navidad es un tiempo para arrodillarnos alrededor del pesebre y contemplar desde cerca aquel “Milagro de amor”: Dios mismo se ha hecho hombre y ha puesto su morada en medio de nosotros. Ni siquiera es un ángél, un querubín o un serafín. ¡Es Dios mismo! Y es que muchas veces para contemplar a un niño hay que empequeñecerse y abajarse. Una de las características principales para entrar en la Basílica de la Natividad; la puerta es pequeña, por ello hay que agacharse para poder entrar. Navidad es un tiempo para ayudar a los más pobres, para negarnos a nosotros mismos y darnos cuenta que existe alguien más que no soy solo yo.

En Guatemala muchas familias aun nos acercamos a la tradicional Misa de Gallo; algunas organizaciones no católicas promueven los servicios por Navidad. Debemos aprovechar ese tiempo para acercarnos al Mesías, al que se hizo Niño por amor a la humanidad; aquel que como dice el Libro el Belén que puso Dios de Enrique Monasterio; “Sintió frío, mamó de los virginales pechos de la Virgen María; fue niño como nosotros; que un dia pusimos en apuros a nuestra madre cuando mojamos los pañales”. Y hago mucho énfasis en que es un tiempo, porque como tal, es una fiesta que tiene su propia octava: Ocho dias celebrando el Nacimiento del Niño Dios; y una semana más que se extiende hasta la fiesta del Bautismo del Señor, que hoy se celebrará el lunes 8 de enero. Por eso que no les resulte extraño que en lo que llegamos al Año Nuevo, pase deseándoles toda la semana una muy Feliz Navidad. No pretendo dar una catequesis acá sobre las celebraciones navideñas, pero si compartir un poco sobre lo que conozco de mi fe, para dar razón de nuestra esperanza a otras personas y a la vez poder conocer de aquello que muchas veces aparece velado.

Es tiempo de buenos deseos, de revisar nuestros propósitos y de replantearnos nuevos. El 2018 seguro será un año de muchas oportunidades. Así que no te pongas triste si algo no pudo ser, cada día es un tiempo nuevo, una nueva oportunidad. Cuándo se te acaben las fuerzas, hay que reinventarlas; cuándo ya no queden motivos para sonreir, mira un espejo y encontrarás uno que basta y sobra. Esta es la última columna del 2018, gracias a ESU por la oportunidad de Polimatía y a tí mi querido lector por el interés y la paciencia de leerme. Mis mejores deseos para la noche en que culmina el 2017 y mi compañia en la oración para el próximo 2018 que estoy seguro estará lleno de muchas y mejores oportunidades para cada uno de nosotros. ¡Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo 2018!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: