Impresiones, hábitos conductuales

Por: Freddy Poroj

Es necesario reparar que los humanos hacemos uso de todos los conocimientos que vamos adquiriendo en nuestra vida con la finalidad de tomar, se supone, las mejores decisiones. Sin embargo, para esto debemos poseer la idea de, por lo menos una impresión de cada situación la cual ayudará a tomarlas en el momento justo. Claro, entendiendo como impresión a los primeros datos que se tienen en la mente enmarcados socioculturalmente, y que estos producen: sensaciones y emociones, pero también pasiones. ¿Cuáles son las impresiones que realmente nos mueven en determinadas “épocas” del año?

En el campo de la filosofía, Hume nombra como impresiones a los contenidos psíquicos (significantes para la lingüística), básicos cuyas modificaciones dan lugar al resto de percepciones (o interpretaciones). Esto indica que aquellas, por las cuales sentimos una pasión o una emoción, son nuestras percepciones más vivas y fuertes. Y es que la definición de impresión es fundamental para entender al filósofo mencionado, ya que sobre ésta, según él, se construye el conocimiento de las cosas, pero no solamente las cosas como objetos, sino también los días festivos que resaltan, en algunos meses, dentro de nuestro calendario.

DavidHume-elrubencio

Además, este factor cognitivo funciona también como criterio para criticar ideas: es decir, todas aquellas que no se originen en una impresión deben ser rechazadas o descartadas. En este sentido, las impresiones se refieren al “aquí y al ahora” de Perls en la terapia Gestalt, o sea, a lo que estamos viviendo únicamente en el presente. Para hacer una distinción del término, Hume distingue dos tipos: de sensación (experiencia externa, todos aquellos significantes que llegan a través de los sentidos) y de reflexión (experiencia interna, todo lo que sentimos fisiológicamente: sed, hambre, malestares, entre otros.).

Las impresiones de sensación, son entonces, las que han ido creando y estimulando el querer celebrar o bien, ser partícipes de algo en cualquier fecha del año, y no necesariamente tener la información fidedigna del acontecimiento. De ahí que participamos, y no quiere decir que estamos controlando las percepciones. Spinoza, explicaba que podemos controlar las pasiones  y emociones solamente si podemos entender su naturaleza. Sin embargo, a veces por las mismas emociones que alimenta el entorno social, hacemos oídos sordos al origen de las tradiciones y costumbres para evitar lo que podría ser considerado como legalismo.

empirismo.jpg

Así como se viven actualmente los festejos en este mes, que favorecen al sistema capitalista en el sentido del consumismo; también se vienen otras fechas claves en el año que está por comenzar, que no están nada lejos de éste… ¿Conocemos y entendemos realmente las impresiones de lo que se viene, o solo nos dejaremos llevar cual hoja seca de otoño arrastrada por el viento del imperialismo cultural? Si logramos reflexionar (con relación a todos acontecimientos) en medio de nuestros pensamientos es porque realmente conocemos lo que pensamos; es decir, para pensar, primero debemos conocer, luego evaluar si participamos o no. Empero, si no lo hacemos, lo conveniente y sensato es respetar a los que sí lo hacen. Descartes diría “Cogito ergo sum”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: